Editorial

Más liquidez que demanda

El Banco Central Europeo no quiere que la segunda subasta de liquidez condicionada a créditos para pymes y familias, la que se celebrará el 11 de diciembre próximo, se salde con un éxito tan limitado cono la de septiembre. Entonces la banca europea solo reclamó 85.000 millones de euros de un total disponible de 400.000 millones. Pese a que existen limitaciones en la demanda (solo pueden solicitar un porcentaje de su cartera de crédito, siempre que se excluya del cómputo el crédito de carácter inmobiliario), la subasta puede poner de nuevo en evidencia que hay más liquidez que demanda final de crédito con la suficiente solvencia como para ser atendida.

En España la petición bancaria fue de 15.000 millones en septiembre, con alguna entidad que dejó pasar la ronda, cuando su capacidad puede llegar a los 54.000. Ahora el cálculo es que la demanda suba a 21.000 millones, tras la concienciación practicada por BCE y Banco de España para que la política monetaria se transmita correctamente. Pero, una vez más, nadar en liquidez no quiere decir que el dinero se ponga a trabajar. Todavía hoy hay demanda limitada por parte de particulares y pequeñas empresas, y la banca sigue extremando los criterios de concesión, atrapada como está en una mora elevada y una exigencia muy estricta de capital.