Juan Miguel Floristán, director general de Florette

"Todos los días creamos algo nuevo"

Tiene 59 años y nació en Arguedas (Navarra), a escasos cinco kilómetros de la primera fábrica donde comenzó en el negocio de las ensaladas.

Es licenciado en Económicas y cuenta con un programa de posgrado por el IESE

"Todos los días creamos algo nuevo"

Su historia empresarial comenzó hace casi tres décadas ligada a la de otros tres amigos que decidieron desarrollar un nuevo negocio relacionado con la huerta de su tierra, Navarra. Juan Miguel Floristán es socio fundador de Vega Mayor, hoy integrada en el grupo francés Florette. Cuenta con más de 30 años de experiencia en puestos de responsabilidad en diversas empresas vinculadas con el sector agrícola y agroalimentario. Desde hace 14 años dirige la filial francesa del mayor grupo de ensaladas de Europa.

Pregunta. ¿Cómo encontró el nicho de las ensaladas?

respuesta. Surgió hace 25 años conociendo el mercado europeo, que era un gran consumidor de ensaladas y verduras. No existía el producto ni la estructura de distribución, así que crecimos desde cero, desde la fabricación del producto hasta la logística en frío. Tampoco había lineales de frutas ni hortalizas, no había frío.

P. Entonces, fueron pioneros.

“Todos los días creamos algo nuevo”

P. ¿Qué se considera más, emprendedor o empresario?

R. Emprendedor, porque no conozco el día en el que no nos planteemos nuevos retos en la compañía. Todos los días creamos algo nuevo. Se sigue manteniendo el espíritu de aquellos cuatro amigos de Navarra que se juntaron para adentrarse en una aventura alocada.

P. ¿Qué dificultades tuvieron en aquellos momentos?

R. Por el formato de producto, por su caducidad. Tuvimos apoyos financieros, hubo gente que creyó en nosotros, nos animó y nos ayudó. Porque solos probablemente no hubiéramos sido capaces. El proyecto era innovador y teníamos que convencer a todo el mundo para crear una red de distribución, tuvimos que saltar muchas barreras de producción.

P. ¿Y ahora tienen competencia?

R. Hasta hace ocho o nueve años no teníamos competidores, pero ahora la tenemos y afrontamos el trabajo de la misma manera, con ilusión y trabajando en equipo. Sentir la compañía como si fuera de uno mismo es lo que nos ha ayudado.

P. ¿Qué ha aportado usted a la empresa?

R. Prefiero hablar de lo que se ha aportado al negocio de España, a la proximidad a la producción agrícola, a la sensibilidad hacia la materia prima, a los mercados exigentes. Soy un empleado más de Florette y he cambiado poco en todos estos años.

r. En todo, cuando veíamos una dificultad creábamos una estructura para resolverla. La primera que encontramos fue en las materias primas, en enseñar a los agricultores a cultivar en función de lo que necesitábamos. El frío de entre cero y cuatro grados no existía en los lineales de los centros de distribución. Después, el mercado fue evolucionando y se crearon empresas de logística.

P. ¿Han notado el efecto de la crisis?

r. Hemos tenido crecimiento estos años pero inferior al de otros. Ahora crecemos entre un 2% y un 3%, pero ha habido años anteriormente a la crisis en los que crecimos por encima de los dos dígitos.

P. ¿Cómo les ha afectado la aparición de marcas blancas?

r. Nosotros elaboramos producto para marcas blancas porque creemos que tenemos que servir de apoyo a nuestros clientes, que también nos demandan este tipo de producto. Es un complemento. Lo importante es que se consuman ensaladas.

P. Ustedes se aliaron con la multinacional francesa Florette. ¿Era importante tener el respaldo de una gran marca?

r. Florette es el líder europeo y tiene un gran reconocimiento en el mercado internacional. Nuestra marca no era reconocida y consideramos que el nombre y que sea reconocido, además de la calidad, es importante. Eso es lo que nos diferencia, además del control de materia prima y el frío.

P. ¿Cómo se ha adaptado un pequeño grupo empresarial de Navarra a una estructura internacional?

r. Bien, porque nos ha dado estabilidad financiera a la vez que tenemos autonomía. Seguimos gestionando la compañía como si fuera aquel equipo inicial. Tenemos nuestra propia estrategia en cuanto a cultura y mercado. Nuestro gran elemento diferenciador a nivel de grupo es la innovación y el esfuerzo que hacemos para estar constantemente lanzando productos nuevos al mercado. Es importante adelantarse a la demanda del consumidor.

P. ¿Qué demanda?

r. Ha habido una gran evolución del producto básico a las mezclas. Ahora lo que piden son las combinaciones de baby leef, esto es, de hojas tiernas. Hemos innovado y evolucionado en favor del sabor, de la textura y del color. El consumidor demanda productos sanos, fáciles y variados, ya que le gusta cambiar. Ha habido una irrupción de las hojas tiernas.

P. ¿Cultivan su propia materia prima o trabajan con agricultores?

r. Ambas cosas, tenemos cultivo propio y trabajamos con agricultores de confianza en la zona norte, Castilla-La Mancha, Andalucía y Canarias. Es muy importante que haya proximidad entre la recolección y el lugar de envasado porque lo fundamental es que el enfriamiento sea lo más rápido posible, el plazo ha de ser de entre 2 y 24 horas.

P. ¿Qué lugar ocupa España en cuanto a consumo de ensaladas en Europa?

r. España es el país europeo que más crece en consumo de ensaladas preparadas, con una penetración del 70%, por detrás de Francia e Inglaterra. El futuro de estos productos es halagüeño, ya que son las personas de mayor edad y los jóvenes los que más consumen este tipo de producto. En España tenemos presencia en todas las zonas urbanas, y es en las grandes ciudades donde el consumo es más elevado

P. ¿El mercado está consolidado?

r. Tenemos unas expectativas de consumo importantes. Además, a través de la innovación estamos siempre buscando cómo atender a las demandas de los consumidores.

P. ¿Con la globalización, no se tiende a comer lo mismo ya en todos los lugares, no se come aquí la misma ensalada que en Inglaterra?

r. Hay referencias que no son las mismas. Por ejemplo, el corazón de escarola no se conoce en otros países. El 50%de las referencias son distintas de un país a otro. Lo que sí se está extendiendo es la estacionalidad. Por ejemplo, la escarola la tenemos todo el año, porque en verano la cultivamos en zonas altas. Tendemos a que haya de todo todo el año.

P. ¿Qué se considera más, emprendedor o empresario?

r. Emprendedor, porque no conozco el día en el que no nos planteemos nuevos retos en la compañía. Todos los días creamos algo nuevo. Se sigue manteniendo el espíritu de aquellos cuatro amigos de Navarra que se juntaron para adentrarse en una aventura alocada.