Planes de pensiones

Cuanto antes empecemos, más tendremos

Comenzar a ahorrar desde joven le permitirá asumir más riesgo y lograr mayor rentabilidad aportando menos

Cuanto antes empecemos, más tendremos
Thinkstock

¿Le angustia no llegar a final de mes cuando se jubile? Usted no es ninguna excepción. Según recientes estudios, a la mayoría de los españoles nos preocupa seriamente no poder vivir confortablemente cuando seamos mayores.

La mitad de nosotros cree que no tendrá suficiente con la pensión pública, sobre todo después de las últimas medidas encaminadas a reducir seriamente su cuantía.

¿Qué podemos hacer ante este panorama? La respuesta es clara: ahorrar pensando en el mañana, cosa que los españoles, en comparación con nuestros vecinos europeos, nos resistimos a hacer, haciendo oídos sordos a la recomendación de los expertos de que empecemos a hacer hucha por nuestra cuenta lo antes posible.

Comenzando de joven, el esfuerzo será menor y nuestro dinero tendrá más posibilidades de revalorizarse. De hecho, en algunos países nórdicos la práctica habitual es esa, ya que sus ciudadanos están cubiertos con planes de pensiones empresariales -los denominados planes de empleo-, que complementan bien la pensión pública, desde que empiezan a trabajar.

El que comienza a los 50 años necesita aportar el triple que el que empieza a los 30 para alcanzar el mismo capital

Efectivamente, lo ideal es empezar a ahorrar desde que comenzamos la vida laboral y, por tanto, tenemos cierta capacidad de ahorro -aunque sea poca-. La razón está en que un plan de pensiones se concibe a largo plazo y cuanto más tiempo aportemos a él, más capital y más intereses acumularemos, al tiempo que también nos beneficiaremos durante un periodo mayor de las ventajas fiscales que presentan.

Empezar en un momento u otro es esencial. Los expertos calculan que para alcanzar un mismo capital cuando nos jubilemos es necesario aportar tres veces más si se comienza con 50 años que si se empieza con 30.

Pese a ello, si ya tenemos cierta edad, tampoco lo deje más. Si es a los 50 años cuando decidimos aportar 100 euros al mes, lograremos acumular 18.000 euros. Si ese dinero está invertido en un producto que logra una rentabilidad anual del 3%, dispondrá de un capital de 22.700 euros.

Si tardamos 10 años más y empezamos a partir de los 60 años, con el umbral de retiro realmente cerca, y también ahorramos 100 euros al mes, el capital disponible sería de tan solo 6.400 euros.

Además, los expertos le recomendarán optar por inversiones conservadoras que le consigan rentabilidades moderadas pero un riesgo muy bajo o, en el caso de los planes garantizados o PPA, incluso inexistente, de forma que aspirará a que su dinero le dé menores retornos que a quien empezó a guardar a los 30 años y ha podido ir asumiendo riesgo con la tranquilidad que da no necesitar el dinero, previsiblemente, hasta dentro de muchos años.

En cualquier caso, las principales entidades bancarias e instituciones financieras cuentan con simuladores que le permitirán hacer un cálculo de cuánto debería ahorrar en función de su edad, sus posibilidades y perspectivas.