Las pymes españolas obligadas a exportar fuera de Europa

Este organismo pide más esfuerzos a Alemania y Francia

Las pymes españolas, obligadas a exportar

Malas noticias para las pymes españolas. El estancamiento que atraviesa la zona euro está obligando a las pequeñas y medianas empresas de nuestro país a introducirse en mercados alejados de las fronteras del viejo continente. Ello es debido, como se desprende del último informe de la OCDE, a la situación en que se encuentran las principales potencias europeas, paralizadas en lo que a crecimiento se refiere.

De ahí que este organismo advierta del estancamiento y proponga la puesta en marcha de medidas de estímulo. En concreto, la economista jefe de la OCDE, Catherine Mann, ha insistido en que la zona euro presenta un problema de debilidad en la demanda, el cual afecta directamente a las exportaciones de las pymes españolas.

La misma se explica en la retracción del gasto público, de un lado, así como en la caída generalizada de la inversión en estas economías, la cual ha generado un aumento notable del desempleo.

Es por ello que la OCDE pide corregir este escenario, por lo que es necesario que tales economías amplíen sus estímulos monetarios e impidan que los precios puedan ralentizarse todavía más. Ambas medidas mejorarían el panorama exportador de las pymes de nuestro país.

En concreto, Mann ha animado tanto a Alemania como a Francia a realizar reformas estructurales que tengan como propósito “crecer con fuerza” e “impulsar a la región”. Y es que, según su punto de vista, se trata de la única alternativa a través de la cual esfuerzos llevados a cabo por economías periféricas, como Irlanda, Portugal, Grecia y España generen los resultados previstos.

Bajada de previsiones

El informe semestral de la OCDE rebaja significativamente las previsiones de crecimiento en la región. Algo que según su opinión supone un “riesgo importante” para el crecimiento mundial. El mismo puede materializarse en un nivel de desempleo aun más alto y una inflación “permanentemente alejada de los objetivos”.

Así, la estimación de crecimiento general es del 0,8% en el continente, cuatro décimas menos de lo que se esperaba hace seis meses. Para 2015, está previsto que la economía de la zona euro crezca un 1,1%, medio punto por debajo del anterior análisis.

De igual manera, la OCDE advierte de la alta tasa de desempleo que azotará la región, pues este se mantendrá en un 11,4% de media. Para el caso concreto de España, se cree que el paro en 2015 será del 23% y del 21% en 2016.