La primera franquicia de pulpo esquiará en Xanadú

Se trata de la cuarta apertura de la firma, la tercera en Madrid

Vilalúa abre franquicia en Xanadú

El pulpo llega al centro comercial madrileño Xanadú. Vilalúa, primera franquicia de pulpería de Galicia, ha inaugurado esta misma semana su tercer restaurante en la Comunidad de Madrid. Una apuesta que forma parte de su plan de expansión y con la que buscan renovar la pulpería gallega a través de uno de sus platos más reconocidos internacionalmente: el pulpo a feira.

Este nuevo establecimiento estará gestionado en régimen de franquicia, por la sociedad Vega y Celorio Gestión. El local cuenta con una superficie de más de 130 metros cuadros, espacio que albergará hasta un total de 85 comensales. El mismo está ubicado en la primera planta de este conocido centro comercial, uno de los más visitados de la región.

En lo que respecta a la carta del nuevo establecimiento Vilalúa, la misma tiene como propósito resaltar la riqueza culinaria de la comunidad gallega, pues además del pulpo como protagonista, en la misma destacan otras atractivas propuestas, como es el caso de las navajas, vieiras, zorzas, mejillones, la carne richada o los pimientos de Herbón.

En paralelo, los clientes también podrán disfrutar de los platos más míticos de esta marca, como la ensalada Vilalúa o la empanada gallega, realizada siempre en sus locales. Una manera de viajar a las tierras gallegas a través de la degustación de estos productos.

Pulpo y franquicia

Esta apertura constituye la primera apuesta por comercializar el pulpo a través de un modelo de negocio tan particular como es la franquicia. De hecho, a pesar de que este alimento es uno de los que mayor aceptación tienen en España, hasta la fecha ninguna cadena se había especializado en esta temática.

Es por ello que Vilalúa se desmarca actualizando el concepto tradicional de pulpo y adaptándolo a las exigencias de los hábitos de consumo de las ciudades. No obstante, este plato mantiene sus valores de siempre, como es la calidad en cada uno de sus platos y la preparación artesana.

De esta manera, la nueva franquicia sistematiza un negocio complejo y lleno de secretos como es el de las pulperías. Para ello, se ha llevado a cabo un proceso de formación al franquiciado, en el que han estado presentes la transmisión de todos los procedimientos y herramientas necesarias para replicar los resultados de la empresa matriz de acuerdo a sus estandartes de calidad.