La compañía acelera su plan para reducir la dependencia del grupo Telefónica

Atento recurre ante el Supremo la suspensión de su ERE

Logotipo de Atento.
Logotipo de Atento.

Atento ha decidido recurrir ante el Tribunal Supremo la sentencia la Audiencia Nacional en la que se declaraba nulo el despido colectivo que afectó a 672 trabajadores de su filial en España, según figura en el informe de las cuentas del tercer trimestre remitidas por la compañía a la SEC. En la citada sentencia se ordenaba la readmisión de los empleados afectados, así como así el abono de los salarios de tramitación desde la fecha de la baja hasta su reincorporación al puesto.

La empresa señala que actualmente está considerando distintas opciones sobre cómo proceder a la luz de la decisión de la Audiencia Nacional. Además, Atento indica que no puede precisar los efectos de la decisión tanto sobre las operaciones como sobre la situación financiera.

En el informe remitido a la SEC, Atento indica que los costes incurridos en esta reestructuración de personal y los costes atribuidos directamente al cambio rondaron los 13,91 millones de dólares (unos 11 millones de euros). De hecho, la empresa señala que con fecha de 30 de septiembre, ya había pagado 11,48 millones de dólares.

En términos generales, Atento registró unos ingresos de 589,6 millones de dólares en el tercer trimestre, un 5,9% más que en el mismo periodo del ejercicio anterior. La firma se vio favorecida por el crecimiento de sus actividades en Brasil, que compensaron el retroceso en la zona de Europa, Oriente Medio y África.

La antigua filial de call center de Telefónica, ahora propiedad de Bain Capital, elevó el Ebitda un 10,1% hasta 88,2 millones. El flujo libre de caja aumentó un 83% hasta 18,7 millones, mientras que el beneficio neto creció un 70,2% hasta ocho millones.

Atento indica también que durante el tercer trimestre continuó con la estrategia de diversificación de la base de clientes y reducir la dependencia de Telefónica. La empresa explica que los ingresos de clientes ajenos a las empresas del grupo Telefónica supusieron el 54% del total, porcentaje que supone un incremento de tres puntos porcentuales con respecto al mismo periodo de 2013.

Los mercados financieros recibieron de forma positiva las cuentas. De hecho, durante la sesión del jueves llegaron a subir por momentos más de un 5%. Ahora bien, las acciones todavía están lejos del precio de la OPV, realizada a principios de octubre. De hecho, se mueven ahora en un rango de entre 11 y 11,5 dólares, cuando el precio de OPV fue de 15 dólares. Eso sí, parecen haberse tomado un respiro tras caer hasta 9,05 dólares, su precio mínimo.