En 2013 supuso más de 22.000 millones de euros

La industria alimentaria exporta más pero todavía barato

La venta al exterior creció un 7,8% en el primer semestre mientras el sector busca generar valor añadido

Los productos porcinos siguen en el primer lugar de las exportaciones de la industria alimentaria española.
Los productos porcinos siguen en el primer lugar de las exportaciones de la industria alimentaria española.

La industria alimentaria española recupera el buen ritmo de crecimiento de las exportaciones tras el freno del año 2013. La Federación de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB) cifra el aumento en el 7,8% en la primera mitad del año.

La asociación patronal presentó ayer en Madrid un estudio sobre la evolución del mercado exterior de la alimentación y las bebidas españolas. Un documento elaborado con la colaboración de Cajamar y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas.

En 15 años, entre 1998 y 2013, las empresas españolas han pasado de exportar el 15% de su producción al 25%. FIAB espera alcanzar el 35% del total para 2020. Además, ha el incremento ha venido acompañado de un mejor funcionamiento de la balanza comercial, logrando un superávit de casi 4.900 millones de euros, 10 veces más que hace una década. “El gran dinamismo del sector ha provocado este éxito”, afirmó ayer Roberto García Torrente, director de negocio agroalimentario y cooperativo de Cajamar.

Jaime Palafox, director de asuntos económicos e internacionalización de FIAB, celebró que en 2013 se consiguiese un récord en exportaciones, a pesar de frenar el crecimiento, alcanzando los 22.500 millones de euros, cifra que se prevé superar en 2014. Además, remarcó que el negocio era “deficitario” en 2007 y ahora es uno de los mayores mercados exportadores en España.

La Unión Europea sigue siendo el principal destino de los productos alimentarios españoles. En concreto, el 73% del total va a países de nuestro entorno. Palafox admitió que el frenazo de la economía comunitaria “no beneficia” a las exportaciones por la caída del consumo, aunque espera que “a futuro” vuelva a haber crecimiento.

España es el sexto país europeo en volumen de venta al exterior, aunque en el estudio del crecimiento de esta magnitud, sólo Alemania sigue por delante. El objetivo de la patronal es que se abran nuevos mercados que vayan ganando cuota frente a los países europeos, potenciando sobre todo EE UU, que lidera los destinos de fuera de la UE con 981 millones de euros, China o Japón. El caso chino destaca especialmente con un crecimiento del 20% en los últimos cinco años. “Es necesaria la diversificación hacia nuevos países”, comentó Palafox.

En cuanto a productos, los procedentes del porcino siguen siendo los líderes de las exportaciones españolas con 3.000 millones de euros, seguidas del vino, que supera los 2.500 millones y los aceites, que rondan los 2.000 millones.

Sin embargo no todo son luces en el estudio de las exportaciones. El sector afronta diversos retos entre los que destacan dos: la creación de empresas fuertes y la generación de valor añadido. García Torrente defendió que si se trabaja en este sentido, las ventas al exterior crecerían “más del doble” en los próximos 10 años.

La generación de valor añadido con las exportaciones es el punto en el que se quiere poner el esfuerzo para mejorar los réditos de las ventas. Los graneles siguen siendo protagonistas en la facturación en el extranjero de las compañías alimentarias españolas, lo que hace que los precios sean bajos.

“Vendemos demasiado barato”, lamentó Palafox, aunque afirmó que la venta del granel va a la baja, por lo que habrá una mejora en los precios. El directivo afirmó que mejorar esta circunstancia se debe hacer con “políticas a medio y largo plazo”.

Pilar Chorén, miembro del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas, ha sido la encargada de estudiar el valor añadido de las exportaciones. El informe confirma que hay una mejora de esta variable en los últimos años. Sin embargo, solo el 36% de dicho valor que se genera se queda en el propio sector de la alimentación y bebidas, repercutiendo en otras actividades económicas. Esto indica la alta dependencia de otros para la exportación.

Entre las estrategias que valora la FIAB se encuentra el fomento de la internacionalización de las empresas. En ello se basa el Informe de Mercados Prioritarios, que estudia los destinos más interesantes para las marcas españolas. Palafox criticó que hay “poco desarrollo” de plataformas de exportación de las empresas, aunque celebró que algunas empresas ya hayan abierto oficinas comerciales en los mercados en los que exportan.

Otro de los proyectos que tiene la FIAB para fortalecer el crecimiento de las exportaciones, es el de fomentar la unión de alimentación y turismo. Esta campaña tiene el foco puesto en Reino Unido. Junto a este, otras campañas promovidas por la patronal quieren ayudar a la promoción de los productos españoles junto con otros actores implicados como el ICEX, fomentando estrategias público-privadas.

Aunque sin dar datos concretos, Palafox señaló que hay una unión entre las exportaciones y la creación de empleo en el sector. Se mostró satisfecho con los datos de la anterior Encuesta de Población Activa y deseó que “la tendencia sea ascendente”.