Tres consejos para cerrar una venta

Muchos emprendedores no se sienten cómodos en el ámbito de las ventas, debido al miedo al rechazo. Pero como profesional del sector, se te ofrece la oportunidad de sacar provecho a ese rechazo, aquí tienes algunos consejos para conseguirlo.

Vendedor atendiendo a clientes

Como profesional, debes estar siempre alerta y preparado para lanzar una venta, y ser consciente de que el rechazo forma parte de ese escenario. Echa un vistazo a estos consejos:

Presta interés y trata de sonsacar información, y tendrás la mitad de la batalla ganada.

Cuando los clientes presentan objeciones, no significa de ninguna manera que estés a punto de perderlos. De hecho, poner inconvenientes es una prueba de que, en efecto, el cliente está considerando tu oferta. Hay que aprender a sacarle provecho a esta situación. Vas a recibir un ‘no’ con frecuencia. Es lo normal. Lo importante aquí es la forma de gestionar ese ‘no’.

Se trata de prestar un poco más de atención a las necesidades de tu cliente. Tras recibir esa negativa, debes hacerle más preguntas y escuchar muy atentamente para identificar lo que el cliente desea realmente. Hay que ser amable y persistente al mismo tiempo, y entonces realizar los ajustes necesarios. No es un trabajo fácil, a veces se necesitan cuatro intentos, o cinco o incluso seis. Puede que te lleve varios días, semanas o meses. Pero al final, te sorprenderá comprobar en cuántas ocasiones un ‘no’ puede convertirse en un ‘sí’.

No hay que rebajarse nunca.

Los grandes profesionales de ventas no pueden doblegarse ni caer en ningún tipo de sumisión. Es algo que está totalmente prohibido para un vendedor de categoría, que debe saber mantener su orgullo sin rebajarse. Como en los productos y servicios, la relación entre un precio alto y un buen rendimiento significa exactamente eso, el alto valor que tienes como profesional y que, sin duda, va a reflejarse en tu capacidad de ofrecer una solución a los problemas de los clientes.

Reclama la venta.

Debes tener siempre presente cuál es tu objetivo en tu puesto de trabajo. No se trata solamente de ofrecer asesoramiento profesional, ni una explicación detallada de cada una de las características técnicas del producto. Tienes un objetivo y es cerrar el trato. No puedes perder la oportunidad, debes centrarte y pensar que nunca hay un mal momento para realizar una venta. El momento adecuado es cualquier momento. Pero recuerda que el cliente no va a gastar su dinero si no está convencido. Eres tú quien debe solicitar la venta.

Este artículo es una adaptación del texto original publicado por Martin Limbeck en Youngupstarts