Breakingviews

El caldeado mercado del arte

La temperatura sigue aumentando en el mundo del arte contemporáneo. Christie’s batió su propio récord la semana pasada, con la venta de obras por valor de 853 millones dólares (unos 685 millones de euros) en su subasta de Nueva York, incluyendo Triple Elvis, de Andy Warhol, el Mono Gobo naranja de Jeff Koons y una obra sin título de Cy Twombly.

En Sotheby’s tuvo lugar una negociación menos espectacular pero fuerte de 344 millones de dólares un día antes. Pero Londres se queda muy por detrás en el sector y la burocracia europea tiene parte de la culpa.

Las ventas en Reino Unido de obras de artistas vivos cayeron casi un 25% parte entre 2009 y 2013, mientras que crecieron en un 70% en Estados Unidos, de acuerdo con las Arts Economics. El mes pasado en Sotheby’s, la venta de arte contemporáneo de Londres se elevó apenas algo más de una décima parte de la venta total en Estados Unidos esta semana.

En 2006, la UE introdujo un impuesto a las ventas de obras de artistas vivos y hasta 70 años después de su muerte

Y eso, pese a los acentos británicos de los subastadores Oliver Barker en Sotheby’s y Jussi Pylkkanen en Christie’s. En otras categorías, como los viejos maestros impresionistas, Reino Unido tiene presencia, pero con el arte contemporáneo batiendo todos los récords, es una comodidad relativamente fría.

Un problema es Bruselas. En 2006, la UE introdujo un impuesto sobre las ventas de obras de artistas mientras estén vivos y hasta 70 años después de su muerte. Mientras que Nueva York podría ser el lugar natural para vender un Warhol o un Koons, Londres podría encajar la factura de Lucian Freud o Gerhard Richter si no fuera por el impuesto.

Hay otros factores, por supuesto. Estados Unidos está en mejor forma económica que Europa y acoge a un grupo de los mayores coleccionistas activos. Además, China sustituyó a Reino Unido como el segundo mayor mercado de arte del mundo en 2010. Sin embargo, la normativa destinada a calmar las quejas contra la competencia de Francia y Alemania ha ayudado a Nueva York a vencer a Londres en el caldeado mercado del arte.