Blogs por Alexis Ortega

Buscando pistas del QE europeo

A lo largo de esta semana vamos a disponer de más evidencias económicas que incidan en la conveniencia de acometer un QE por parte del BCE o no.

Mañana jueves la institución monetaria publicará la encuesta periódica de estimaciones de los profesionales de mercado del cuarto trimestre. En ella se ofrece una proyección tanto de inflación como de crecimiento y tasa de desempleo para el 2014-2016.

Probablemente la más determinante de todas las estimaciones sea la de inflación dado que es la variable más relevante para la adopción de nuevas medidas según el reciente comunicado del BCE. Si atendemos a los últimos datos un 38,4% de los encuestados considera que la inflación se mantendrá entre el 1,0%-1,4% en el 2015 así como un 30,1% de los mismos en el 2016. El comportamiento de la estimaciones de inflación a la baja que cotizan en el mercado es un factor que claramente impactará en esta nueva encuesta por lo que es muy previsible que estas probabilidades aumenten sustancialmente (las de IPC entre el 1,0%-1,4%).

AL día siguiente, dispondremos de los datos de PIB de la UME y de economías tan destacadas como la alemana o la francesa. Uno de los factores de los que más expectantes está el mercado es sobre la posibilidad de que Alemania técnicamente entre en recesión. Sería la constatación meramente de dos trimestres negativos en la supuesta locomotora del crecimiento europeo.

En cualquier caso la realidad es que la economía germana tuvo un solidísimo crecimiento en el primer trimestre y también se espera una reactivación del crecimiento para el próximo año. Recordemos que las recientes estimaciones de la CE sitúan el crecimiento en el 2015 y 2016 en el 1,1% y 1,8%, respectivamente.

Desde un punto de vista de psicología de mercado la comentada entrada en recesión podría ser vista como un aumento sustancial de las probabilidades de un QE por el mero hecho de que Alemania podría poner menos obstáculos para ello.

No nos llevemos a engaño. No es Alemania ni sus autoridades, con independencia de lo que pase en el más corto plazo a la economia, los que lo pidan. Son los mercados bursátiles (necesitados de se mantengan estas valoraciones fuera de toda realidad) los que empujan y quieren buscar razones para que todo suene así. Son paises como Francia e Italia (obligados a "mover ficha" en medio de una oposición/rebelión interna a ello) los que empujan y quieren buscar razones para que todo suene así. En definitiva, son los que quieren volver a 2007 los que empujan y quieren buscar razones para que todo suene así.

Ermolái Alexéievich Lopajin y Liubov Andréievna Ranévskaya (1) después de 110 años vuelven a encontrarse y se disputan el jardín de los cerezos.

NOTAS:

  1. "El jardín de los cerezos" es una obra de teatro de Anton Chejov que cuenta la historia de una familia aristocrática rusa (Liubov Andréievna Ranévskaya) que, debido a la mala administración de fortuna, ve peligrar la hacienda familiar en donde se encuentra un famoso jardín de cerezos. Con ánimos de ayudar, el comerciante (Ermolái Alexéievich Lopajin) cuyos padres fueron esclavos de la familia aristocrática, ve que nadie toma un decisión por lo que propone salvar la hacienda convirtiéndola en un centro de recreo, lo que implicaría un reacondicionamiento de la finca y la tala del jardín. (No les cuento el final, veánla)

Comentarios

NUEVOPOBRES.- ¡Qué a cuento viene la cita de "El jardín de los cerezos", de Ánton Chéjov! Y no lo digo porque haya jardines pasto de proyectos inmobiliarios de parvenues, que también. Hoy, la aristocracia decimonónica "nuevopobre", apegada a sus palacios y a sus cerezos, desplazada por comerciantes "nuevoricos" antiguos criados suyos, no son determinados "países" (die Kulturnationen, para entendernos, dadas las jornadas étnico-territoriales, por tanto, fascistoides, con que nos están humillando este noviembre nuestras impresentables castas políticas neoprovincianas). Los nuevopobres hoy son las clases trabajadoras cualificadas y el pequeño empresariado, es decir, el SUPERPROLETARIADO; pero no porque en otra época fueran ricos (palacios y cerezos) sino porque, desde los 1980s, creyeron serlo (pisitos y patatales). La economía española está muy lejos de la italiana y, desde luego, de la francesa. Por eso el mediopelo de su superproletariado no es simple sino cualificado. Sé muy bien de lo que hablo porque tengo familia francesa y, sobre todo, italiana. La lucha por cómo tiene que ser la Política Monetaria, no la libran los Estados (sector público administrativo central) ni los "países" o estados, (con minúscula, como los estados de EEUU), ni por supuesto las regiones, ni los condados, que es como se llaman a las neoprovincias en los EEUU. En general, en Política Económica, el diseño es resultado de las fuerzas socioeconómicas que interactúan. Y, desde la burbuja-pirámide generacional internacional ochentera, apadrinada por la Große Koalition Pisitófilo-Creditófaga entre el falsoliberalismo (Reagan, Tatcher, Kohl) y el falsosocialismo (Miterrand, Pertini-Craxi, Felipe), la contradicción explicativa no es la histórica o tradicional Trabajo vs. Capital sino la popularcapitalista: TRABAJO & EMPRESA VS. RENTISMO IMPRODUCTIVO. El rentismo improductivo, que supone nada menos que el 50% del PIB, es una amalgama de cuatro sectores parasitarios:- caseros;- pensionistas;- plazofijistas; y- superasalariados. Es un error pensar que los capitalistas de verdad quieren que el nivel de tipos de interés sea alto. Primero, no hay que confundir dinero con capital. El dinero sólo es un elemento del Activo, el plenamente líquido; y el capital es todo el Activo menos todo el Pasivo. Y, en segundo lugar, no hay que confundir, utilizando los conceptos del IRPF, "los rendimientos del capital inmobiliario o mobiliario" (rentismo financiero fijo) con los beneficios empresariales (rentismo financiero-contable variable). De hecho, en Chiringuitolandia, los chicos van de expertos o en renta fija o en renta variable, ¿o no es verdad? (y los de renta fija son como más cutrecillos, a imagen y semejanza de los intemediarios de El Pisito, olgasmarías aparte, je, je). Hay un punto en la generación de stock de deuda total en el que ya no te puedes permitir otra cosa que no sea reprimir el rentismo financiero fijo. Hace tiempo que el popularcapitalismo occidental lo sobrepasó. Además de las razones fisheriano-keynesianas o "de demanda" para explicar por qué, cuando hay mucha deuda, el nivel general de precios tiende a bajar, tenemos esta explicación "de renta": sencillamente, hay tanta deuda que te ves obligado a racionar la porción de PIB-Renta que pueden extraer sus tenedores. Que los tipos de interés van a estar a cero o muy cera de cero muchos años (y conjugada con ellos, la inflación) no es causa sino consecuencia de la crisis estructural. Los mixtificadores se empeñan en invertir esta relación de causalidad por tres razones:- piedad;- interés; y- miedo.Respetamos la primera. Comprendemos la tercera. Odiamos la segunda. De la Quantitative Easing y, en egeneral, de la Política Económica No Convencional, es de lo único que puede hablarse... mientras las autoridades fiscales, ya tributarias, ya presupuestarias, no quieran ponerse manos a la obra para cambiar la ecuación de distribución de la renta en favor de la economía productiva y en contra de la improductiva, que es lo único que nos sacará del hoyo, dada la muerte por hartazgo de la feria (Producción) de El Pisito & El Hipotecón. Sabiendo como sabemos esto, que para ajustar sólo se repriman las rentas salariales y empresariales, que se acuerde que las pensiones nominales individuales van a subir sí o sí, que los alquileres sigan por las nubes y que se aproveche la más mínima mejoría para proclamar que "ya vuelve" (la orgía), en sola palabra, es un suicidio económico. Añádase el coro chirriante de obreros de Chiringuitolandia todo el día lloriqueando porque los tipos de interés son tan bajos que no dan para poder ellos meter sus extravangentes mordidas en las rentas financieras de sus clientes. Es muy duro creerse rico y, de repente, comprobar que la carroza vuelve a la calabaza que siempre fue y que los lacayos son ratones. El problema está más en el proletariado-Cenicienta que en la burguesía, por decirlo en términos marxistas, que es como se entiende. Desde los 1980s, las clases trabajadoras en las economías occidentales han vivido una fantasía petarda de lujo, calma y voluptuosidad, como diría Fanny McNamara si parafraseara a Matisse. Es hora de morir.http://www.youtube.com/watch?v=r8llg3LxI9I Gracias por leernos.
Normas