Sareb solicitó la medida la pasada semana

Los compradores de pisos en el In Tempo, ante el concurso instado

Edificio In Tempo, en Benidorm.
Edificio In Tempo, en Benidorm.

La pasada semana Sareb comunicó que había solicitado la declaración de concurso contra Olga Urbana, la promotora del mayor rascacielos residencial de Europa, el In Tempo, en Benidorm. La medida, explicó el organismo, se toma “para proteger sus intereses, los de los posibles compradores, proveedores y los de otros eventuales acreedores”. En caso de que el juzgado acuerde la declaración de concurso “el control de un administrador concursal proporcionará las mayores garantías posibles para la valoración del proyecto y la protección de los distintos afectados”, explicó.

Sin embargo, representantes legales de acreedores de Olga Urbana, empresas y particulares que adquirieron viviendas en el rascacielos, temen los efectos que pueda tener la declaración de concurso necesario.

“Mis clientes serán los últimos en cobrar en caso de declaración de concurso”, dice el abogado de particulares que compraron un piso en el inmueble. Los compradores intentaron recuperar las cantidades aportadas que supuestamente estaban avaladas, pero al hacerlo descubrieron que no existían tales avales. “Suponemos que lo más normal será que la administración concursal reciba una oferta de un inversor por el In Tempo, a la baja, y que, si acaso, este negocie una quita con los compradores de viviendas”, comenta el abogado.

“La declaración de concurso necesario no supone ningún beneficio para Sareb, porque la situación de privilegio les queda bloqueada durante un año desde que se declare el concurso, no es entendible que una entidad que tenga sus créditos con un privilegio especial realice esta actuación de instar el concurso”, señala José Martínez, del despacho Gesico, que embargó dos pisos en el rascacielos. “Ahora los acreedores tendrán que hacerse cargo del gasto que supone los honorarios de la administración concursal; probablemente no cobren nada, es muy difícil que se genere dinero líquido por venta de activos”, añade.

Sareb insiste en que sólo la intervención de un administrador concursal puede garantizar la protección de los acreedores.

Hacia un concurso culpable

El In Tempo, 200 metros de altura, comenzó a construirse en 2006. Hoy está prácticamente terminado. La declaración de concurso necesario de Olga Urbana supondrá la suspensión como administradores de la empresa de sus actuales gestores. Posiblemente el proceso derive en la calificación de concurso culpable, dada la situación de insolvencia de la compañía y que esta, entre otros factores, no haya presentado cuentas desde 2009.

La declaración de concurso culpable podría provocar el embargo de bienes de sus administradores y la prohibición a estos para administrar sociedades.