Intervino en el Congreso de CEDE en Sevilla

Luis de Guindos: “El ajuste inmobiliario ha tocado fondo”

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, abre el congreso anual de la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos (CEDE). Ampliar foto
El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, abre el congreso anual de la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos (CEDE). EFE

El sector inmobiliario empieza a animarse. Así lo cree el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, quien aseguró hoy en Sevilla durante la conferencia de inauguración del Congreso anual de la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos (CEDE), que España “entrará en 2015 creciendo al 2%”. Una situación que vendrá además avalada por el hecho de que “el ajuste inmobiliario ha tocado fondo”, según aseguró Guindos. Los datos respaldan la afirmación del ministro, ya que la suscripción de nuevas hipotecas para adquirir una vivienda, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), creció un 23,8% anual en agosto, lo que representó el tercer mes consecutivo de incremento.

Con un talante optimista, Guindos recordó que el déficit fiscal en estos momentos nada tiene que ver con el de 2011, “que era insostenible”, y resaltó dos factores claves: el tipo de cambio del euro y la senda a la baja de los precios de las materias primas, en concreto del petróleo, que supone una mejora y se trasladará en los próximos seis meses al fortalecimiento de la economía española.

Todo apunta, en opinión del ministro, a que España crecerá diferencialmente con respecto a Europa. Y será así debido, entre otras razones, a la reforma del sistema bancario, a la reducción del endeudamiento privado en más de 400.000 millones de euros, a la mejora de la productividad y a que las exportaciones van a seguir creciendo.

Guindos constató que las prioridades seguirán siendo la reducción del déficit público y la rebaja del IRPF, “de manera que a partir de enero se incremente la renta disponible” de los ciudadanos. Además, señaló que las razones por las que crece España se deben a las reformas económicas puestas en marcha. “Son buenas noticias porque no podemos olvidar que hemos estado cerca del colapso, del rescate. Se ha conseguido algo impensable. En los próximos trimestres se superará el bache. España es ahora de las grandes economías de la zona euro, es la que más crece en Europa”, señaló ante más de 2.000 directivos presentes en el citado Congreso, que este año se celebra bajo el lema La Globalización del Directivo.

A pesar de ello, el ministro afirmó que “no somos inmunes a lo que ocurre en Europa [en referencia a una posible desaceleración en países como Francia o Alemania] y hemos conseguido que el tercer trimestre del año sea parecido al segundo”. No obstante, insistió en la necesidad de reducir el stock de deuda, debido al desequilibrio existente todavía fruto de los “años de las vacas gordas”, cuando se acumuló excesivo crédito en el sector privado. En este sentido, recordó los últimos datos del Banco de España, según los cuales la financiación a las familias y las pymes está creciendo un 10%, lo mismo que el crédito nuevo de menos de un millón de euros para familias y para compra de casas.

En relación a los casos de corrupción que salpican al PP, señaló que en “las últimas semanas hemos vivido noticias deleznables, pero el mensaje es que la corrupción no es estructural en España”. De hecho, explicó como el Frob (Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria) ha enviado 43 operaciones a la Fiscalía, y las tarjetas ópacas de Bankia desaparecieron en mayo de 2012.

“El Gobierno ha realizado una labor de transparencia, no ha habido nunca una menor interferencia política como la que tenemos ahora, se han modificado las cosas para que no se vuelvan a repetir , señaló el ministro, quien alabó, antes de concluir, el papel que juegan las pymes en el desarrollo económico español. “Necesitamos que haya más y que vayan ganando tamaño, porque sin tamaño no se puede saltar al mercado exterior”. También recomendó a los pequeños empresarios que dependan menos de las entidades bancarias para sortear mejor la crisis.

Fainé anima a la concesión de créditos

“Nos estamos alejando de los momentos más sombríos de la crisis económica”. El presidente de Caixabank, Isidro Fainé, aseguró hoy ante el Rey Felipe VI y la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, que clausuraron el Congreso de CEDE, y al igual que hizo el ministro de Economía, Luis de Guindos, por la mañana, que la recuperación cobra mayor fuerza y este año “creceremos por encima del 1% y el año que viene nos acercaremos al 2%”. Para ello, pero sobre todo para absorber el exceso de deuda acumulada y corregir el nivel de paro alcanzado, se requiere de un largo período de crecimiento. Además, “debemos potenciar el sector exportador para que sea el motor de la recuperación”.

Las herramientas para lograrlo no solo se tienen que enfocar hacia una mejora de la competitividad vía precios, sino también por un aumento de la calidad de los productos y servicios. Según Fainé, para que España vuelva a ser un país atractivo para los inversores extranjeros, es necesario un ajuste fiscal, crear empleo y mantener el pulso reformista. Ante este escenario, señaló que “no cabe otro camino que normalizar la concesión de créditos que ayuden a financiar el capital circulante que precisan las empresas, así como todos aquellos proyectos más a largo plazo que sean realistas y viables”.

También, apuntó que la consolidación del sector financiero es un hecho y ha supuesto la obtención de mayores masas críticas.

Para Fainé, la globalización económica ofrece ilimitadas oportunidades como empresarios y directivos, aunque a la vez plantea un gran número de amenazas y desafíos a los que hacer frente. “Y ello exige una adecuada respuesta colectiva en nuestras empresas que nos conduce a forjar líderes globales”, señaló.