Breakingviews

Draghi solo puede seguir soñando

Mario Draghi, responsable del Banco Central Europeo solo puede fantasear con sacar adelante decisiones con una mayoría de un voto, como hizo el viernes el gobernador del Banco de Japón, Haruhiko Kuroda.

El BCE no revela sus patrones de votación. Pero si las ruedas de prensa celebradas tras las reuniones se parecen algo, la política real de la zona euro requiere que una importante mayoría de sus miembros respalden cualquier acción. Las descripciones de Draghi sobre la balanza de los votos han ido de la unanimidad a la “abrumadora” y “significativa mayoría”, hasta la “amplia mayoría”. La aprobación por 5 votos a favor y 4 en contra del Banco de Japón para llevar a cabo un aumento gradual de sus compras de bonos del gobierno sería demasiado incómoda para el BCE.

Parte del problema es que las actuaciones del BCE todavía son vistas a través de la óptica del nacionalismo, y algunas naciones cuentan más que otras. Es una gran noticia si un banquero central alemán queda desautorizado. Apenas contaría el enfado de un chipriota.

Parte del problema es que las actuaciones del BCE todavía se ven a través de una óptica nacional

Es cierto que Alemania es la mayor economía de Europa y podría parecer comprensible que las opiniones de sus banqueros centrales sean más importantes en la práctica de lo que lo son en los estatutos del banco central. Sin embargo, se supone que los funcionarios del BCE son políticamente independientes como para pasar por encima de las consideraciones nacionales y centrarse solo en lo que es bueno para la zona euro en su conjunto.

El BCE está probablemente tan dividido como el Banco de Japón sobre lo lejos que debería ir en sus esfuerzos por impulsar la inflación, que fue del 0,4% en octubre en la zona euro. Pero se supone que al BCE no se le permitirá comprar deuda pública directamente. Dicha prohibición se toma muy en serio en algunos países, entre ellos Alemania. Cambiar la norma es poco menos que inimaginable.

Así que a Draghi le queda negociar compromisos enrevesados o esperar a que la situación económica sea tan grave que pueda hacerse con una abundante mayoría.

Está lejos de quedar claro si las acciones del Banco de Japón harán reflotar la inflación y la actividad económica. Pero las muchas limitaciones del BCE definitivamente no ayudarán.