Algunos ejecutivos ofrecen sus servicios como autónomos

‘Freelancers’ que cobran 140.000 euros

“Cada vez cuesta más encontrar talento que vaya a la oficina”, dice un experto

A muchos expertos tecnológicos se les contrata por proyectos

‘Freelancers’ que cobran 140.000 euros

La economía va a sufrir una revolución en la demanda de profesionales freelance”. Esa es la premisa de Sebastián Siseles, director general de Freelancer.com, una empresa de origen australiano. Las compañías cada vez buscan más trabajadores por cuenta ajena y algunos perfiles son especialmente solicitados. “Los perfiles freelance más demandados son comerciales, de desarrollo de negocio, informáticos y financieros. Desde el punto de vista de la actitud, quieren personas con iniciativa, autoconfianza, orientación a resultados y liderazgo”, comenta Pablo Urquijo, director general de Experis (ManpowerGroup).

Desde Freelancer destacan un ranking con las 10 posiciones más demandadas, en su web, casi todas ellas con un perfil técnico altamente especializado: programación en lenguaje PHP, traducciones, diseño gráfico, programación en lenguaje HTML, diseño de sitios web, expertos en Photoshop, escritura de artículos, especialistas en Wordpress, expertos en MySQL, y marketing digital. “Prima todo lo relacionado con la tecnología. La empresa tradicional todavía lo mira con escepticismo”, asegura Siseles, “pero el crecimiento va a ser enorme cuando se supere la frontera de las empresas de internet”, añade.

Desde la división InfoJobs Freelance confirman que los perfiles más buscados se concentran en el sector de la informática y en el diseño multimedia.

“Los proyectos ofertados en esta categoría incluyen desde el mantenimiento de sistemas hasta crear nuevas aplicaciones para dispositivos móviles, elaborar páginas web, modificar proyectos de open source y mejorar el posicionamiento SEO”, señala una portavoz de InfoJobs Freelance.

¿Cómo saber si es fiable el profesional?

Freelancer nace en 2009 como una nueva forma de negocio. Fue fundada por el australiano Matt Barrie, que la creó a partir de una necesidad personal. Requería ayuda para un trabajo y no encontró un profesional por internet de forma rápida y competitiva.

Esta web acaba de llegar a España y también está operativa en América Latina. Su funcionamiento es sencillo. Las empresas anuncian sus proyectos y diferentes autónomos pueden ofertar sus servicios con los respectivos precios. “En cinco o diez minutos seguro que tiene una respuesta. Normalmente, desde las compañías no se escoge la opción más barata, si no que equilibran entre el coste y la calidad”, destaca Sebastián Siseles, director general de la plataforma.

Para saber si el profesional ofrece garantías, la web genera una reputación para cada freelance, “con lo que los anteriores empleadores opinan sobre él”, explica. El dinero por el trabajo lo envía el empleador a Freelancer, que lo retiene hasta que acabe el proyecto, y después paga al trabajador. Por el servicio cobra una comisión del 3% a la empresa y del 10% al autónomo.

Respecto al diseño multimedia, se añade desde esta plataforma, se concentran oportunidades para diseñadores web y gráficos, expertos audiovisuales e ilustradores. Además, se buscan expertos en hacer vídeos corporativos, preparar materiales gráficos, elaborar materiales didácticos, hacer ilustraciones, infografías o crear la identidad visual de una empresa.

Desde Freelancer se apunta que en los próximos meses veremos cómo despunta la figura del autónomo en la consultoría, el sector legal y la arquitectura. Por su parte, Urquijo señala que los más demandados son especialistas en sistemas de información, modelización comercial, auditoría y finanzas. Además, la demanda respecto a la escala laboral también se amplía, desde las posiciones más especializadas hasta la escala ejecutiva. “Por su propia naturaleza, más que en la jerarquía se centran en proyectos. Se está incrementando el nivel y el seniority en las organizaciones. Hay freelance de 140.000 euros al año”, asegura Urquijo. “Desde los periodistas hasta los directivos, vamos a un mundo más flexible, global y acelerado tecnológicamente en el que nadie debe dar su puesto como fijo”, añade.

“Se buscan profesionales especializados y con experiencia en su sector. Este último punto está dirigido, principalmente, a que puedan adaptarse de manera rápida a las funciones exigidas”, destaca Luis Pérez, director de relaciones institucionales de Randstad. “Asimismo, la maximización de los recursos de la empresa supone otro de los aspectos más valorados a la hora de apostar por estos profesionales”, agrega.

El cambio cultural

Sebastián Siseles, de Freelancer, pone como ejemplo un caso que conoció de un músico que utilizaba esta plataforma. “Por la mañana tenía un trabajo y en sus ratos libres componía para otros. Me dijo que conseguía 28.000 dólares al año en su trabajo por libre”.

El mercado laboral español se ha transformado profundamente durante la crisis. Además de la pérdida sustancial de cotizantes a la Seguridad Social, su perfil también ha cambiado. Si a principios de 2008, previamente a la recesión, había 14,6 millones de afiliados en el régimen general y 3,1 millones en el de autónomos, a día de hoy la situación es distinta. Mientras que en la primera modalidad ha caído hasta los 12,3 millones, en la segunda se reduce solo a 2,9 millones. En términos porcentuales significa que hace seis años el 16,5% eran trabajadores por cuenta propia y el mes pasado ya alcanzaba el 20,4%.

“Como las empresas están avanzando en la cultura de proyectos, especialmente los cortos, el número cada vez es mayor. La medición va en paralelo con el crecimiento de los autónomos en nuestra economía”, dice el directivo de Experis. Coincide la portavoz de InfoJobs: “La fórmula freelance permite a las empresas ser más competitivas y eficaces. Competitivas, porque solo contratan en base a las necesidades del proyecto. Y eficaces, porque seleccionan al perfil perfecto para cada acción”.

Aunque Siseles va más allá. La revolución llega porque cualquier persona puede trabajar desde cualquier punto en el globo para una empresa por muy alejada que esté: “El móvil e internet han cambiado el mundo laboral. El acceso a la tecnología hace que se pueda trabajar desde miles de kilómetros”. Pero no solo por esta razón. “La generación Y, los nativos digitales, nacidos a partir de los años ochenta, tienen una forma de trabajar totalmente distinta. Buscan un mayor equilibrio con su vida familiar. Trabajan por objetivos y les da igual pisar la empresa”, destaca. “Todo esto tiene un problema, sobre todo para las empresas de tecnología, a las que cada vez les cuesta más encontrar talento que vaya a trabajar a la oficina”.

Según el estudio de InfoJobs Radiografía del mercado freelance en España, el futuro de los trabajadores por cuenta propia en el país es optimista: “En la actualidad, el 65% de las compañías españolas contratan entre tres y diez freelance por año, mientras que el 54% de las empresas encuestadas tiene previsto incrementar la contratación de empleados autónomos en un futuro inmediato”. Además, el 65% de las medianas empresas y el 49% de las pequeñas (hasta 99 empleados) planean aumentar la adjudicación de estos proyectos.

“Hasta que se aprecie una recuperación sostenida en el tiempo, la apuesta por estos perfiles seguirá resultando atractiva para las empresas”, valora el ejecutivo de Randstad. “Esto se debe, principalmente, a la flexibilidad interna que les aporta la contratación de estos perfiles”, concluye.