La falta de información impide a la pyme controlar su gasto energético

Las pymes reducen su gasto energético, empujadas por la necesidad de ahorro genereada por la crisis.

Aún así, la desinformación sobre medidas concretas a aplicar en cada caso nos coloca por detrás de Francia, Alemania o Reino Unido en ahorro energético

La falta de información impide a la pyme controlar su gasto energético

Las pymes españolas han reducido considerablemente en los últimos años su gasto energético, con el consiguiente beneficio para sus presupuestos, así como el medio ambiente. La crisis y la necesidad de ahorrar, han llevado a las corporaciones a preocuparse más concienzudamente de este apartado, aunque no lo suficiente como para conseguir adelantar a otros países. Según ANESE, Asociación Española de Servicios Energéticos, todavía estamos por detrás de Francia, Alemania o Reino Unido en lo que a implantación de mejoras energéticas se refiere

El problema clave para implantar soluciones de ahorro en la pyme

El principal problema al que se enfrenta la pyme española es el desconocimiento de las medidas concretas que se han de llevar a cabo. Dependiendo de la actividad, ubicación, sector, necesidades particulares de la organización, etc., las medidas de ahorro energético varían de una pyme a otra. Aunque se pueden implantar medidas genéricas para conseguir reducir costes, lo cierto es que las grandes reducciones de las partidas destinadas a energías se consiguen con medidas muy concretas y muy personalizadas, según informan desde ANESE.

"Lo primero que debe saber una pyme es que puede reducir sus consumos sin perder su nivel de confort y sin tener que sacrificar necesidades reales de su negocio. Lo principal es informarse en este sentido y acudir a una empresa de servicios energéticos (ESE), profesional, que le va a asesorar. Las mejoras de eficiencia energética son muy diferentes dependiendo del tipo de empresa y por ello es necesario un buen gestor energético".

Medidas más comunes que toman las pymes para ahorrar costes

Dentro de las medidas generales que suele tomar la pyme española para ahorrar costes en energía se encuentran Unas temperaturas más adecuadas para sus equipos de calefacción y refrigeración, un uso de la luz más coherente, la sustitución de aparatos obsoletos y la elección de equipos y procesos más eficientes son algunos de los ejemplos de este primer paso hacia un consumo más responsable.

Pero aún así, insisten desde ANESE, esto es sólo un primer paso. La auditoría personalizada es la verdadera salida para un problema que no sólo afecta al gasto y a la imagen corporativa, sino que también es un factor que aumenta los ratios de competitividad.