Los autónomos caen en hostelería y comercio

Durante el pasado mes de septiembre cayeron los autónomos en los sectores de la hostelería y el comercio. No obstante, durante los primeros nueve meses del año han experimentado un importante crecimiento.

trabajador autónomo

Durante el pasado mes de septiembre se produjo una caída en el número de autónomos en los sectores de la Hostelería y el Comercio. Es algo habitual después de la temporada estival, donde el consumo a partir de este mes empieza a descender. Así lo constata un informe elaborado por la organización de autónomos UATAE basándose en los datos de afiliación a la Seguridad Social.

El sector de la Hostelería registró 2.439 bajas (-0,72%), mientras que el sector comercial perdió 92 autónomos (0,01%). Pese a estos datos negativos, hay cierto optimismo entre los autónomos porque durante los nueve primeros meses del año ambos sectores lideraron el crecimiento de las altas concentrando el 46% de los nuevos autónomos.

En el sector del Comercio se incrementaron en 16.393 mientras que en Hostelería hicieron lo propio con 12.871. Entre los dos suman 29.264 nuevos trabajadores por cuenta propia en lo que va de 2014, cuando el total de altas en estos meses fue de 63.884.

La secretaria general de UATAE, María José Landaburu, entiende que estos datos evidencian "la desaparición de actividades tradicionales y en general de mayor valor añadido y con trabajadores asalariados a su cargo, por otras que nacen con la idea de buscar una alternativa personal al desempleo y que habrá que ver si se consolidan". Encuentran sobre todo muchos problemas para acceder al crédito y las pequeñas empresas cada día tienen más problemas para sobrevivir.

Ponen como ejemplo el caso del Comercio al por menos, donde cada día hay más autónomos en este sector, pero las ventas cada día se reducen más. El futuro de muchos de ellos está "seriamente comprometido si no mejoran las condiciones económicas y aumenta la demanda", apunta la secretaria general de UATAE.

En estos sectores han disminuido considerablemente las ventas, pero muchas personas que se encuentran en situación de desempleo se inician en ellos al considerar que son ámbitos más sencillos y cercanos para emprender. Landaburu considera que si aumentan las cifras de trabajadores por cuenta propia es por el elevado desemepleo de asalariados que buscan una salida personal, pero "detrás de todo esto hay una gran destrucción de actividades más consolidades y tradicionales, apareciendo otras que tendrán que asentarse en un marco de gran dificultad".