El expresidente de Caja Madrid pide a Mapfre que cubra su pago

Concluye el plazo de Blesa y Rato para pagar la fianza de las tarjetas 'B'

Miguel Blesa, expresidente de Caja Madrid
Miguel Blesa, expresidente de Caja Madrid EL PAÍS

Tres millones. Ni un euro más, ni uno menos. El juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu rechazó este martes rebajar la fianza impuesta al expresidente de Caja Madrid Rodrigo Rato por el caso de las tarjetas opacas aclarando que el cálculo ya tenía en cuenta el hecho de que cuatro exdirectivos de la entidad –incluido él– ya devolvieron el pasado verano cerca de 200.000 euros de lo que gastaron, por esta vía oculta al fisco, en su etapa al frente de Bankia.

La notificación del juez daba respuesta a una cuestión presentada el pasado viernes por la defensa de Rato. Esta requería saber si el magistrado, que la pasada semana calculó en 2.585.700 euros el gasto opaco total que tuvo lugar bajo el mandato de Rato, había tenido en cuenta los 197.459 euros que ya fueron reintegrados a Bankia por parte de este y de Ildefonso Sánchez Barcoj, Matías Amat y José Manuel Fernández Norniella el pasado julio, cuando Bankia invitó a sus exresponsables a justificar los gastos de su última etapa.

El juez precisó ayer que la fianza de tres millones de euros requerida al también expresidente del FMI viene dada por la suma de las cantidades que figuran en el informe de Bankia, en el que se incluía la facturación generada por las tarjetas de los miembros del consejo de administración, la comisión de control, y la dirección de Caja Madrid entre 2010 y 2012, excluyendo efectivamente los gastos cargados a Bankia. El informe completo muestra que entre 1999 y 2012, 82 directivos y consejeros de Caja Madrid cargaron 15,25 millones de euros en sus tarjetas opacas, a los que se suman otros 245.000 euros que facturaron a Bankia.

El juez Andreu fijó en tres millones la fianza de Rato para cubrir su responsabilidad civil, así como las posibles multas que se le puedan imponer, teniendo en cuenta la carga mínima adicional del 25% que establece la Ley de Enjuiciamiento Criminal. Para su antecesor, Miguel Blesa, bajo cuya presidencia los exdirectivos y exconsejeros gastaron 12.664.600 euros mediante el uso de tarjetas black, el magistrado fijó una cantidad de 16 millones de euros.

El plazo dado a ambos para hacer frente al depósito en efectivo de estas fianzas, o a la presentación de un aval bancario por un importe similar, expira este miércoles. De no lograr afrontarlo, la Audiencia podrá proceder a embargar los bienes de Rato y Blesa.

Este último ya ha avanzado que no cuenta con recursos suficientes para abonar su fianza, si bien ayer jugó una última carta al dirigirse por carta a Mapfre para exigirle que se haga cargo del pago de su fianza como le corresponde, arguyó, por la póliza que tenían suscrita los directivos de Caja Madrid con la aseguradora. La firma rehusó hacer comentarios. El expresidente de Caja Madrid ya intentó la pasada semana que el juez Andreu reclamara el pago de su fianza directamente a Mapfre, lo que el magistrado descartó hacer.

Por su parte, los miembros del Gobierno evitaron ayer pronunciarse sobre la petición de suspensión temporal de la militancia presentada por Rato un día antes. Solo el presidente del Congreso, Jesús Posada, y el de la comunidad de Madrid, Ignacio González, calificaron de “razonable” una decisión que debe permitirle armar su defensa sin perjudicar al partido. Este avanzó que, suspendida su militancia, queda paralizada de momento la investigación interna que se abrió en el PP tras estallar el escándalo.