Encuesta de la consultora Knight Frank

España supera a Reino Unido entre inversores inmobiliarios

Edificio Castellana 200, en Madrid.
Edificio Castellana 200, en Madrid.

Durante una encuesta presencial celebrada esta semana entre 200 inversores del sector inmobiliario en Londres, organizada por la consultora Knight Frank, España resultó ser el país preferido entre los presentes para invertir en los próximos meses.

Se trata de la primera vez que, en los cuatro años que la firma organiza el evento, Reino Unido no es el mercado más votado. El 26% de los encuestados votó por España, el 25% por Reino Unido, y el 16% por el mercado alemán. En los resultados destaca la caída de Francia, mercado por el que sólo apostó un 5% de los inversores presentes en el acto.

Por segmentos de mercado, el de oficinas fue el preferido entre los encuestados, al que votaron un 35%, seguido del de locales comerciales, distribución, y residencial.

Humprehey White, director de capital markets de Knight Frank en España, ha adelantado hoy en un desayuno con medios organizado en Madrid por la consultora que estima un volumen de inversión en inmobiliario en España este año de unos 3.500 millones de euros, sin contar con operaciones de deuda relacionadas con el sector. "España ha pasado de ser un país de inversión poco deseable al primer foco de interés para los inversores. El inversor percibe que las rentabilidades en nuestro país están 200 puntos básicos por encima de algunas otras ciudades, a la vez que las rentas tienen mayor margen de crecimiento y los valores del metro cuadrado, tanto en oficinas, retail y logística, están un 50% por debajo del pico del 2007", señaló.

El ejecutivo de Knight Frank destacó la participación en operaciones inmobiliarias de inversores en el sector europeo hasta ahora poco corrientes, como fondos de pensiones americanos, fondos soberanos asiáticos o inversores particulares de Oriente Medio. Sobre el mercado español White comentó su percepción de que se está produciendo un cambio en el perfil de inversor, pasando de los fondos oportunistas y compradores de deuda –que animaron la inversión a partir del segundo semestre de 2013– a inversores que buscan menos riesgo y más tradicionales. En su opinión, la adquisición de Castellana 200, el centro comercial y de oficinas situado en el Paseo de la Castellana de Madrid, por parte del fondo de pensiones canadiense PSP, ha marcado un cambio de tendencia.