Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores de la UE

Nadie quiere poner dinero para el ébola

Fotografía facilitada por el Ministerio de Exteriores del ministro, José Manuel García-Margallo, durante la Asamblea General de Naciones Unidas, la pasada semana.
Fotografía facilitada por el Ministerio de Exteriores del ministro, José Manuel García-Margallo, durante la Asamblea General de Naciones Unidas, la pasada semana.

La crisis del ébola dominará la agenda del Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores de la UE que se celebra hoy en Luxemburgo y a la que asistirá el ministro español, José Manuel García Margallo. El Consejo, según las conclusiones pactadas hasta ahora, hará un llamamiento para aumentar la colaboración financiera y logística de la UE con los países africanos más afectados por la epidemia (Liberia, Sierra Leona y Guinea). Los ministros también intentarán coordinar en el futuro las operaciones de evacuación de personal sanitario que se traslade a la zona y contraiga el virus.

Sobre la mesa incluso figura la idea de convocar una nueva cumbre internacional de donantes, tras los exiguos resultados en convocatorias anteriores. Sin embargo, fuentes diplomáticas reconocen que “solo Reino Unido y Francia parecen estar moviéndose para aumentar la ayuda”. El resto de países grandes, en particular Alemania, se resiste a comprometerse financieramente para combatir la expansión del ébola. Hasta el punto, según fuentes europeas, “de que tal vez no merezca la pena convocar la conferencia de donantes, porque la UE podría quedar en evidencia si finalmente la recaudación es mínima”.

A nivel europeo, la CE se ha comprometido hasta ahora con 180 millones de euros para ayuda humanitaria y al desarrollo. Bruselas también ha establecido este mes un puente aéreo para facilitar la llegada de material médico.

Visto bueno definitivo a la comisión de Juncker

La aprobación definitiva de la nueva Comisión Europea llega esta semana a su recta final, seis meses después de que se iniciase el proceso de renovación. El pleno del Parlamento Europeo votará el miércoles la investidura del nuevo equipo, presidido por Jean-Claude Juncker y en el que figura Miguel Arias Cañete como comisario de Energía y Acción para el Clima.

De la alineación inicial se ha caído la ex primera ministra Alenka Bratusek, llamada a ser vicepresidenta de Energía, pero que fue rechazada por abrumadora mayoría por las comisiones parlamentarias que la examinaron (las mismas que aprobaron a Cañete). Su vicepresidencia la ocupa el eslovaco Maros Sefcovic.