El Foco

El nuevo emprendimiento

Las tendencias del emprendimiento que hoy conocemos no serán las mismas en 2024. Dentro de 10 años, a través del internet de las cosas, habrá más objetos que personas interconectados a la red. Así, de 5.000 millones de objetos conectados por 6.000 millones de personas que hay en la actualidad, la proporción pasará a ser de 50.000 millones de objetos por 8.000 millones de personas.

La comunicación ‘machine to machine’ facilitará la toma de decisiones de forma autónoma

La comunicación machine to machine hará posible que los objetos intercambien información, facilitando la toma de decisiones de forma autónoma, habrá un aumento de la productividad de los procesos, debido a los nuevos paradigmas y modelos de negocio generados por el análisis del big data, y estamos convencidos de que el 65% de los estudiantes que inician hoy sus estudios se dedicarán a trabajos que aún no están inventados.

Y ante este proceso de rápida transformación, nos surgen muchas preguntas: ¿cómo será la empresa del futuro? ¿Cómo podemos ayudar a los emprendedores de hoy a convertirse en los emprendedores del mañana? Y también, ¿cómo debemos capacitar y cualificar a nuestros jóvenes para desarrollar las profesiones de éxito en 2024? Estamos convencidos de que en el fenómeno de las denominadas start-ups encontraremos gran parte de las respuestas. Unas start-ups llenas de ideas frescas, sin estructuras jerárquicas y con capacidad para una rápida adaptación al cambio darán lugar a la creación de puestos de trabajo de desorganizadores corporativos capaces de implantar el caos en grandes corporaciones.

Acaba de finalizar The South Summit 2014 con más de 3.000 start-ups presentadas a concurso, donde se ha potenciado el contacto entre los emprendedores, las corporaciones más innovadoras y los principales fondos de inversión internacionales, y donde nosotros por primera vez en España hemos organizado el Startup School.

Por ello, animemos a emprender. Hacerlo ahora es más fácil que nunca, porque la exigencia empresarial y competitiva nos está permitiendo generar modelos de negocio mucho más interesantes y complejos. Dejemos de pensar en estructuras organizacionales piramidales y complejas y pensemos en estructuras planas, donde la capacidad de decisión y resolución de problemas es inmediata, donde los empleados son partícipes del éxito de la compañía, donde la comunicación fluya de manera más fiable y eficaz, donde todas las decisiones que tomemos contribuyan a la generación de valor. No busquemos únicamente obtener una rentabilidad económica, empecemos a usar iniciativas empresariales que busquen el impacto social y la contribución positiva al medio ambiente.

Hay que potenciar el trabajo en equipo de manera competitiva, complementaria, porque necesitamos profesionales con iniciativa y amor por el proyecto, personas que se involucren, con ganas de comerse el mundo y, sobre todo, que piensen en grande. Necesitamos colaboradores con grandes expectativas, dispuestos a afrontar retos diarios y que busquen beneficios no solo para ellos, sino para todos los que forman el equipo.

Hagamos partícipe al consumidor como lo hizo Jake Nickell (EEUU) con Threadless o Luis Von Ahn (Guatemala) con Duolingo. Arriesguémonos a hacer las cosas de manera diferente, logremos cerrar la ventana de nuestro negocio y dejar a los clientes preocupados por contactar con nosotros. Vendamos emociones, sentimientos, beneficios, soluciones y valores reales, aprendamos a convivir con la incertidumbre del futuro.

Las nuevas profesiones se generarán en empresas jóvenes, dinámicas, flexibles y competitivas

Algunos ejemplos, de los que hemos sido testigo de su lanzamiento, que ya están en el mercado y que para mí son un claro ejemplo del modelo de la nueva empresa que defiendo, son: por un lado, la empresa 4gotas, que ha sido capaz de combinar el rigor y complejidad de los centros meteorológicos con las posibilidades creativas que ofrecen las nuevas tecnologías de la comunicación a través de cuatro secciones (servicios audiovisuales, consultora océano-meteorológica, aplicaciones para dispositivos y servicios web). Y por otro, la empresa que ha desarrollado el VisualHelmet, un casco para motoristas que proyecta las comunicaciones del teléfono móvil o las informaciones sobre el estado de la motocicleta.

Me gustaría también referirme a una iniciativa que queremos desarrollar en el sector turístico, los Hoteles5@. La revolución 2.0 ha dado lugar a que muchos de nuestros turistas pasen de querer estar en aislamiento continuo durante sus 15 días de vacaciones a querer contar su vida las 24 horas, a querer sentirse como en casa. Estos hoteles aseguran al turista garantías e infraestructuras de calidad en todo lo relacionado con las nuevas tecnologías.

Y desde este tipo de empresas –jóvenes, dinámicas, flexibles y competitivas– se generarán las profesiones del futuro. Porque seguro que en menos de 10 años necesitaremos terapeutas de desintoxicación tecnológica para desligar a personas adictas a las tecnologías de sus dispositivos y expertos en nuevas tecnologías que sean capaces de estudiar las consecuencias de estas en el ser humano. Pondremos nuestras vidas en manos de un consejero de privacidad que descubra y proteja nuestras vulnerabilidades que como individuos podemos sufrir en la red. Y se demandarán consejeros de productividad capaces de poner énfasis en mejorar los resultados de ejecutivos y empresas, porque la gestión del tiempo y la monitorización de la productividad se convertirán en algo imprescindible.

Por todo ello, queremos contribuir al descubrimiento de nuevos emprendedores y start-ups aplicando el concepto crecer por contaminación, es decir, persiguiendo el crecimiento por el entorno, dando especial importancia a la zona de preincubación y de coworking, porque en nuestro ADN está el verbo emprender. Fuimos pioneros en la creación de la mayor red de viveros empresariales de Europa –96 en todo el territorio nacional– y pioneros en la creación en España del primer vivero de empresas de transferencia de tecnología aeroespacial a pymes.

Hay que apostar decididamente por la innovación. Prueba de ello, hemos lanzando el primer Innovation Start-up Camp. Potenciamos y facilitamos el acceso a fuentes de financiación alternativas a las tradicionales. Todos estos factores nos han consolidado en el tiempo como referente nacional de calidad en la prestación de servicios para el fortalecimiento del potencial de los emprendedores y el crecimiento de la comunidad empresarial.

Hay que seguir luchando por convertir los sueños de pequeños emprendedores en éxitos de grandes empresarios y por contribuir al desarrollo de las profesiones del futuro. Ese es nuestro compromiso, ese es nuestro reto.

Javier Collado es director general de la Fundación Incyde.