El Foco

Transformar energía en talento

Con el lema Transformar la energía en talento, los próximos 23 y 24 de octubre tendrá lugar en Madrid el 48 Congreso Internacional de Aedipe, una cita muy importante para directivos y profesionales de Recursos Humanos y para todos aquellos preocupados y ocupados en la dirección y el desarrollo de las personas. El congreso contará, como siempre, con directivos de compañías líderes y expertos nacionales e internacionales de alto nivel, pero este año tiene un empeño especial en asegurar la participación activa de todos los congresistas que asistirán al evento. Reflexionaremos sobre aspectos tan relevantes como la nueva normalidad, la transformación de las organizaciones y las personas, o la gestión de Recursos Humanos en entornos globales, entre otros.

El escenario actual es incierto, complejo, ambiguo y volátil. Para tener éxito, las empresas tienen que explorar continuamente su entorno, reconfigurarse y/o reinventarse rápidamente, captar nuevos recursos y aprender de formar permanente. El cambio y la velocidad son características del siglo XXI, difíciles de ignorar; todo lo que hoy parece nuevo, mañana por la mañana formará parte de la realidad de nuestras compañías. ¿Cómo son los nuevos modelos organizativos que están surgiendo en las compañías en respuesta al mundo que viene?

Nuestro modelo educativo desde la familia a la universidad no está diseñado para afrontar este cambio

Las organizaciones tal y como las conocemos actualmente están cambiando; se optimiza la gestión del tiempo y el espacio, y aparecen nuevas formas de organizar el trabajo, e incluso nuevos espacios de trabajo innovadores. Así surgen también nuevas relaciones entre empresa-empleado. La era presente es la del talento, hoy más valioso y escaso que el capital; de hecho, el 60% de la productividad de una compañía está directamente vinculada al talento. Apostar por el talento y contar con la participación de los trabajadores en la estrategia de las compañías es esencial en los nuevos modelos organizativos.

Tanto el talento como su gestión son las dos palancas esenciales de la transformación que tienen que acometer las empresas para sobrevivir y tener éxito. ¿Cómo será el liderazgo que está por venir? Las nuevas culturas empresariales pivotan sobre dos ejes: libertad y responsabilidad. La pregunta es: ¿En España, la gente está preparada para asumir el ejercicio de la libertad con la responsabilidad necesaria? En algunas organizaciones llevamos mucho tiempo comprobando que es posible y estamos encantados de contar nuestras experiencias, lo que nos ha funcionado y las lecciones que hemos aprendido.

Los expertos aseguran que los nuevos modelos organizativos necesitan líderes ágiles, capaces de ilusionar, desarrollar el talento; construir equipo, influir; marcar la pauta; crear un clima adecuado; contagiar de optimismo y generar felicidad. Y, entre las cualidades del líder más valoradas está su capacidad para desarrollar el talento. Lograr personas emocionalmente vinculadas con el proyecto empresarial es uno de los principales retos con los que se encuentran actualmente las empresas. Para alcanzar ese compromiso de las personas con sus organizaciones, es necesario contar con una comunicación estimulante y veraz, encontrar fórmulas de compensación atractivas y eficientes, y saber gestionar el impacto del mundo digital en las personas.

Por otra parte, la gestión de Recursos Humanos en entornos cada vez más globales plantea importantes retos y grandes oportunidades. ¿Cuál es el nivel de centralización o descentralización adecuado de las políticas y procesos de gestión de personas? ¿Cómo hacer frente a obstáculos como la distancia geográfica o las diferentes normativas? ¿Cómo integrar la diversidad humana y las prácticas locales para crear modelos de gestión de personas más abiertos?

En el 48 Congreso Internacional Aedipe abordaremos todas estas preguntas. Además, el Observatorio de Empleo Aedipe pondrá sobre la mesa propuestas e iniciativas para diagnosticar y paliar la situación de desempleo que arrastramos en nuestro país, presentaremos a los ganadores del Premio al Talento Joven de Recursos Humanos y participaremos en actividades de networking que nos permitirán conectar y relacionarnos con aquellos congresistas de interés para nosotros, nuestras compañías y nuestra actividad.

Los nuevos modelos organizativos necesitan líderes ágiles, capaces de ilusionar

El modelo de relaciones laborales tradicionales está dejando de existir; se dirige hacia un concepto más flexible y temporal porque se necesitan estructuras más abiertas donde el talento fijo ya no sea tan interesante ni para el empleado ni para el empleador. Cada vez surgirán más trabajadores autónomos, y se contratará talento externo por proyectos, porque las empresas cada vez más buscan fuera de sus organizaciones la experiencia que necesitan. ¿Es consciente la sociedad – familias, personas- de este cambio? ¿Entendemos que el modelo tradicional no va a volver tras la crisis?

Nuestro modelo educativo desde la familia a la universidad no está diseñado para afrontar este cambio; no está adecuado a la nueva realidad. No hay una planificación de la educación sobre el reconocimiento de un cambio de paradigma. Al no definir un modelo productivo no hay educación que pueda seguirlo. Falta planificar un sistema formativo eficaz, orientado a la empresa y a un modelo productivo previamente clarificado.

Además, la reforma laboral iniciada en 2012 se dirige fundamentalmente a las empresas con pérdidas económicas o descenso en sus resultados, ¿qué pasa con las empresas que no han tenido pérdidas, con aquellas que han conseguido “capear” la crisis? La reforma laboral no les aporta la flexibilidad que precisan para crear empleo con facilidad. El sistema actual sigue siendo muy rígido.

La Sociedad necesita una reforma laboral en positivo; no para la crisis sino para el crecimiento; no para facilitar y abaratar el despido sino para crear empleo y facilitar la empleabilidad.En definitiva, tal y como planteará el 48 Congreso Aedipe, las empresas deben asumir nuevas retos en este escenario volátil, ambiguo, complejo e incierto. Los cambios obligan a las empresas a transformarse y organizarse de una manera distinta, y estos nuevos modelos organizativos, se traducen en nuevos conceptos de trabajo y relaciones entre empresa-empleado diferentes. No cabe duda de que estamos viviendo uno de los momentos más fascinantes en lo que se refiere a la dirección y el desarrollo de las personas.

Dulce Subirats es presidenta de Aedipe Centro.

Blanca Gómez es presidenta del Comité Científico del 48 Congreso AEDIPE.