El Consejo General del Poder Judicial constata un aumento del 3,7%

Más desahucios por culpa de las hipotecas

Un grupo de personas se manifiesta contra los desahucios.
Un grupo de personas se manifiesta contra los desahucios.

Los lanzamientos practicados durante el segundo trimestre de este año aumentaron un 3,7% después de sumar un total de 18.749 procesos, de los que poco más de la mitad (el 53,2%) correspondió a impagos de rentas de alquiler y el 42,2% a ejecuciones hipotecarias.

Según las cifras difundidas hoy viernes por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), siempre han pesado bastante más en términos relativos los desahucios procedentes de arrendamientos, que aquellos consecuencia de una ejecución hipotecaria. Sin embargo, según avanza la crisis, la distancia que tradicionalmente había entre ambos (que llegó a alcanzar cerca de la proporción 70%-30%) se ha ido reduciendo.

Hasta tal punto ha sido así, que en ese aumento del 3,7% que se ha producido en el total de desahucios de abril a junio pasados respecto al mismo periodo del año pasado, mientras los lanzamientos de alquileres se redujeron un 5,2%, aquellos consecuencia de una ejecución hipotecaria se dispararon un 20,7% en el año.

Reclamaciones de cantidad

En la clasificación por territorios, de todo el volumen de desalojos practicados, el 23,3% se concentró en Cataluña, el 15,5% en la Comunidad Valenciana, otro 15,3% en Andalucía y un 10,8% en Madrid. En los datos publicados por el CGPJ se incluye la salvedad de que los desahucios pueden afectar a distintos tipos de inmuebles, entendiendo como tales no solo viviendas. Así, pueden estar incluidos desahucios practicados sobre locales comerciales, naves industriales, oficinas y otros inmuebles de naturaleza urbana.

El informe publicado por el órgano de gobierno de los jueces también resalta que durante el segundo trimestre de este año, los Juzgados de lo Social registraron un total de 32.948 reclamaciones de cantidad, lo que sí representa una significativa reducción del 18,5% respecto al mismo periodo del año anterior.

Otro de los indicadores incluidos en el informe del Consejo General del Poder Judicial es el número de concursos presentados. Durante el periodo analizado ascendió a un total de 2.133, lo que representa un descenso del 28,3% sobre idéntico periodo del año anterior y, lo más importante, se trata de la cifra más baja de concursos tramitados ante los órganos judiciales desde el cuarto trimestre de 2011, uno de los peores años de la recesión.

Además del volumen de concursos presentados, el estudio detalla que declarados fueron un total de 1.533, a los que habría que sumar otros 296 concluidos al amparo de la Ley Concursal.

Durante el segundo trimestre del año llegaron a fase de convenio un total de 401 concursos, mientras que iniciaron la fase de liquidación 1.425, un 19,2% menos que en el mismo periodo de 2013.

El Ejecutivo acaba de modificar la Ley Concursal con el objetivo de que cada vez sean menos las empresas que llegan a declararse en concurso, por un lado, y en el caso de que no puedan evitar este trance, sean capaces de reconducir su situación financiera y evitar la liquidación. Algo que hasta ahora era inaudito en el ordenamiento jurídico español, donde lo habitual era que más del 90% de las compañías que se declaraban en concurso acabasen desapareciendo.

El Ministerio de Economía quiere con esta modificación legal preservar la continuidad de aquellas sociedades cuyo negocio operativo es rentable, pero a las que el peso de un excesivo endeudamiento compromete a corto y medio plazo.