Dejan la resolución del conflicto en manos de la Audiencia Nacional

Coca-Cola y los sindicatos rompen la negociación, incapaces de pactar

Protesta de trabajadores de Coca-Cola en la Puerta del Sol de Madrid.
Protesta de trabajadores de Coca-Cola en la Puerta del Sol de Madrid.

Coca-Cola Iberian Partners, el embotellador único de Coca-Cola en España, y los sindicatos de la compañía CCOO, UGT y CSIF han aplazado las negociaciones sobre el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de la compañía hasta el 4 de noviembre, a la espera de conocer la resolución que emita la Audiencia Nacional.

Comisiones Obreras ha remitido un comunicado en el que señala que desde el pasado 10 de julio, Coca-Cola Iberian Partners junto con los sindicatos impugnantes del ERE, se abrió  proceso de diálogo y conversaciones al objeto de intentar resolver el conflicto judicial. "Sin embargo no ha sido posible, y la negociación ha finalizado sin acuerdo.Los motivos han sido tanto por las diferencias existentes en los contenidos del acuerdo, como por la propia complejidad jurídic". indica.

"Por otra parte, recuerda el comunicado, que en la apertura del diálogo todas las partes dejamos claro, que este espacio ni suspendía ni paralizaba ninguna decisión o iniciativa judicial o de otra índole por cada una de las partes, por lo que éstas han seguido y siguen su curso. En este sentido, el 4 de noviembre será la vista de la Audiencia Nacional sobre la ejecución provisional de la sentencia".

En concreto, todas las partes han decidido hacer un parántesis y se han emplazado a seguir negociando, una vez se conozca el fallo judicial, el próximo mes de noviembre sobre la ejecución provisional de la sentencia del ERE de la multinacional de bebidas.

De esta forma, las partes han acordado que seguirán dialogando, pero que es preferible hacerlo después de conocer la decisión de la Audiencia Nacional de si se ejecuta o no la sentencia, ya que podría haber un cambio de escenario de cara a las negociaciones futuras.

En los últimos meses, el negociador del embotellador único de Coca-Cola, Manuel Pimentel, ha mantenido diferentes contactos con los representantes de los trabajadores, después de que la Audiencia Nacional declarase nulo el Expediente de Regulación de Empleo (ERE), que afectó a 1.190 trabajadores y conllevó el cierre de cuatro plantas (Alicante, Palma de Mallorca, Fuenlabrada y Asturias).

Coca-Cola Iberian Partners presentó el pasado mes de julio a los sindicatos una nueva propuesta en la que se aportaron mejoras en prejubilaciones y de empleo, pero que los sindicatos volvieron a calificar de insuficientes.

La propuesta presentada por el embotellador único ofrece mantener el empleo a 80 de los 236 trabajadores de la planta de Fuenlabrada y posibilidades de traslado para el resto.

Los trabajadores en situación de despido podrán acogerse a medidas de salida incentivada, con prejubilación a los 56 años y baja indemnizada de 45 días por año de servicio, con un máximo de 42 mensualidades más 10.000 euros lineales. En todo caso, se garantizan dos anualidades.

Para los trabajadores mayores de 56 años que se hubieran acogido voluntariamente a las medidas de prejubilación ofrecidas, se mejoran las condiciones: el 80% del salario (de 56 a 59 años) y el 90% del salario neto (entre 60 y 64 años).

Respecto a los traslados, los trabajadores también podrán acogerse a una salida indemnizada (45 días por año trabajado, con un máximo de 42 mensualidades, descontándoseles las ayudas recibidas por el traslado).

Los trabajadores trasladados podrán elegir entre mantener su actual salario como condición más beneficiosa, o la opción de compra de derechos. Además, contarán con preferencia para acceder a plazas fijas que surjan en su lugar de origen, siempre que cumplan con las condiciones de idoneidad para su desempeño.

Por último, los trabajadores con traslado geográfico mayores de 54 años de Alicante, Colloto y Palma de Mallorca podrán optar a sus centros de origen para realizar tareas de carácter comercial, merchandising y reposición.