Editorial

La nueva etapa de Endesa

Endesa presentó ayer un plan estratégico que incluye inversiones por un total de 2.500 millones a ejecutar en tres años y que vertebrará la nueva etapa de la compañía, tras la segregación de Enersis. De esa cifra, un total de 1.100 millones se destinarán a distribución y otros 1.000 a generación. Endesa, capitaneada por Borja Prado, apostará por el nuevo marco regulatorio surgido tras la reforma eléctrica y se enfocará en la eficiencia de costes y en la mejora tecnológica y de las redes. La compañía ha anunciado el que se convertirá en el mayor dividendo jamás repartido en España: un nuevo dividendo extraordinario de seis euros por título, que se suma al ya previsto de 7,795 euros por acción y que convierte a Endesa en la empresa europea con mayor rentabilidad por dividendo este año. Ello supone repartir en total 14.605 millones entre los casi 200.000 pequeños accionistas de la compañía y a la italiana Enel, que posee el 92% del capital de la eléctrica. La hoja de ruta anunciada ayer desarrolla el anuncio que hizo Enel en julio de impulsar un plan de negocio en la Península Ibérica para aprovechar el tirón de la recuperación. Esa fuerte apuesta reforzará el liderazgo de Endesa y su presencia en toda la cadena de valor del negocio eléctrico y como operador relevante en gas. Un modelo a imitar.