Las mejores cuentas son las que no cobran comisiones y ofrecen otro tipo de ventajas

La mejor cuenta bancaria

La mejor cuenta bancaria

El contrato de cuenta bancaria, que compromete a banco y cliente, es la puerta de entrada a los servicios y productos financieros de una entidad financiera. Desde la domiciliación de la nómina y los recibos, pasando por el abono de los intereses de un depósito o el pago de la tarjeta, del préstamo personal o hipotecario, todo pasa por una cuenta corriente.

Muchas veces no se presta la suficiente atención a este tipo de producto, pero sus características nos acompañarán durante mucho tiempo, si bien se pueden negociar más adelante. Un buen banco suele tener buenas cuentas bancarias. Puede sonar algo extraño, pero no lo es: según el tipo de cuentas que un banco ofrezca, podemos saber qué tipo de banco es y a qué clientes les conviene.

Por ejemplo, un banco cuyas mejores cuentas están reservadas a clientes de alto poder adquisitivo, manda un mensaje a la familia media, un mensaje cuanto menos de desinterés.

Por otro lado, un banco que tenga cuentas específicas para negocios o autónomos, deja claro que su intención es captar este colectivo de profesionales.

Un ejemplo de cuenta con ventajas para los profesionales, pero que exige unos ingresos que deja fuera a los menos afortunados, es la cuenta profesional de Bankinter. Sin comisiones de mantenimiento, ni por transferencias online o ingreso de cheques nacionales, ni cuota anual de tarjeta, además ofrece una serie de seguros y servicios sin coste. Sin embargo, solo ofrece la mejor versión de la cuenta a profesionales con ingresos superiores a 5.000 euros.

Hay entidades financieras que cobran comisiones por mantenimiento o por administración, por sacar dinero de la cuenta en efectivo en el propio banco, por domiciliar recibos o por ingresar cheques de la misma entidad. Algunas si no tenemos la nómina domiciliada y otras incluso si lo hemos hecho. Este tipo de bancos que intentan cobrarnos comisiones por los servicios más habituales desde luego lanzan un mensaje muy claro: no somos baratos. Ya después queda calibrar si por pagar más, ofrecen servicios mejores o, en realidad, ofrecen lo mismo más caro.

Lo primero que deberíamos exigir a un banco es que no nos cobre comisiones, a cambio de vincular la nómina a su entidad, como máximo. Tendremos que analizar detenidamente qué comisiones no cobra y cuáles tienen coste. Por ejemplo, hay bancos que no nos cobran comisiones si hacemos la trasferencia por Internet, pero sí si la hacemos en oficina.

La pionera en la política de comisiones cero ha sido ING, con su cuenta remunerada y su cuenta nómina. Evo Banco ofrece también su cuenta inteligente sin comisiones, así como Open Bank, la cuenta expansión del Banco Sabadell o la iCuenta nómina del Banco Santander, entre otras.

Si la base de una buena cuenta es la ausencia de comisiones, hay otras características que las convierten de buenas a mejores:

Intereses por nuestro dinero: además de no pagar comisiones, obtener dinero por tener saldos en la cuenta es una ventaja diferencial muy importante. Con ING se puede obtener, pero hay que contratar además de la cuenta nómina su cuenta remunerada, ambas sin coste. EVO nos permite obtener un 1,50%, renovable cada 4 meses. También la cuenta única de Banco Mediolanum ofrece intereses por los saldos a la vista, de un 1,05% el primer año. La cuenta Coinc es un sistema de ahorro muy original que te permite obtener un 1,40% TAE.

Además de intereses, se puede obtener dinero ahorrando. Hay cuentas que nos devuelven un determinado porcentaje de los recibos domiciliados, como la cuenta expansión del Sabadell (nos devuelve el 3% de los recibos domésticos), la cuenta corriente premier de Barclays (2%) o la cuenta nómina de Openbank (un 1%).

Los regalos son otra forma de premiar nuestra fidelidad, si bien hay que tener muy claro que suelen implicar una permanencia de nuestra nómina de un año o más, si no queremos terminar pagando el objeto. La cuenta nómina de La Caixa es un buen ejemplo de este tipo de ventajas, ofreciendo una tablet Galaxy Tab 4 o un Televisor LED de Samsung de 32 pulgadas (la permanencia es de 12 meses).

Diferentes cuentas para diferentes personas; lo importante es, como en todo producto financiero, encontrar nuestra mejor cuenta corriente.