Breakingviews

Salta la alarma de Ford

Las acciones de Ford cayeron un 7,5% el lunes, borrando alrededor de 5.000 millones de dólares (unos 3.900 millones de euros) de su valor de mercado, después de que la compañía anunciara que los problemas de América Latina y Rusia afectaría el balance final de este año. Las llamadas a revisión también perjudican.

Los selectivos de renta variable, como los estadounidenses S&P 500 Index y el MSCI World Index se encuentran cerca de máximos históricos. Los precios del petróleo han caído por debajo del umbral de los 100 dólares. El indicador VIX de volatilidad de los mercados de valores también sigue siendo bajo en términos históricos. Todo esto ha ocurrido en un contexto de conflictos en Oriente Medio, Rusia y ahora Hong Kong.

El profit warning de 63.000 millones de dólares de Ford, y especialmente la rebaja de su previsión de margen, es un recordatorio de que no todo está bien en el mundo y de que tales condiciones tienen el poder de influir en el capitalismo. La inflación y la debilidad de la moneda en Venezuela y Argentina, junto con un rublo a la baja, están entre sus mayores problemas.

El aumento de las llamadas a revisión y los costes de garantía también tienen parte de culpa, lo que contribuye a la perspectiva de una bajada de la rentabilidad en el mercado principal del Ford en Norteamérica. Todos estaban, en cierto modo, ocultos a la vista. Cuestiones de cambio de divisas han acosado a las operaciones latinoamericanas de Ford durante más de dos años. Rusia, un importante mercado en crecimiento, se enfrenta a sanciones desde hace meses.

Una falsa sensación de seguridad que podría haberse asentado en la empresa, también, en medio de una transición de liderazgo al consejero delegado Mark Fields. Puede ser difícil de descontar el coste de ciertos eventos que están a menudo más allá del control de una empresa, pero ahora debería quedar claro que se sitúan en algún lugar por encima de cero.