Los catalanes en el extranjero podrán votar, pero no los residentes en otra comunidad
Referéndum Cataluña
El presidente catalán, Artur Mas,, y el líder de ERC, Oriol Junqueras, salen del Palau de la Generalitat tras la firma del decreto de convocatoria de la consulta del 9-N. EFE

La Generalitat presupuesta 8,9 millones para celebrar la consulta

La Generalitat pagará 70 euros a los presidentes de la mesas electorales

Los catalanes residentes en el extranjero podrán votar, pero no los que viven en otra comunidad

La Generalitat de Catalunya estima que el coste de la organización de la consulta soberanista del próximo 9 de noviembre aprobada el sábado a través de un decreto tendrá un coste aproximado de 8,9 millones. Así consta un anexo del texto normativo.

En los presupuestos del Gobierno catalán para este año, acordados por CiU y ERC, ya figuraba una partida para la votación, que era de cinco millones de euros, y la vicepresidenta de la Generalitat, Joana Ortega, dijo que era ampliable.

En concepto de informática y de telecomunicaciones, se presupuestará un total de 3.004.000 euros, sin contar el IVA. Para material (papeletas, sobras, urnas, cabinas) se aportarán 194.825,41 euros -sin IVA--; y 200.000 euros --también sin IVA-- para otros gastos, como la impresión de las papeletas en braille, difusión institucional y transporte.

La consulta también comporta diferentes gastos de personal: 17.100 euros para pagar a los miembros de la comisión de control, 69.473 para los miembros de la comisión de seguimiento, y 728.155 para los coordinadores municipales.

La partida más alta es la destinada a anticipos para los ayuntamientos, para que puedan cubrir los gastos que pueda generarles la convocatoria, y se prevé que supongan un total de 4.774.145,76 euros.

De esta aportación para los entes locales, se estima que al menos 1.577.220 serán para pagar a los ciudadanos que formen parte de las mesas electorales; 326.160 para policías locales y agentes de seguridad; 1.415.957,76 para “personal colaborador y otros gastos”; y 640.080 para los empleados públicos que trabajen en apoyar la organización de la consulta y en transmitir los resultados y los datos de participación de cada mesa.

Según el texto, la Generalitat abonará 70 euros al presidente de la mesa y 62 euros a los gestores. Los coordinadores municipales que organizarán la consulta tendrán derecho a recibir 932 euros si en su municipio hay más de 50 mesas electorales, 839 euros si hay entre 11 y 50 y 755 euros si no pasan de diez.

¿Quién puede votar?
Si finalmente se celebra la consulta catalana -algo que el Gobierno de Mariano Rajoy asegura que no sucederá-, todos los catalanes empadronados en un municipio de Cataluña tendrán derecho a voto y no deberán realizar ninguna gestión para participar en la consulta. La edad mínima es de 16 años. Los catalanes residentes en el extranjero y que tuvieron su última residencia fiscal en Cataluña también formarán parte del censo. En este caso, deben inscribirse en un registro de la Generalitat. 

Los que no podrán votar son los catalanes residentes en otra comunidad autónoma. El informe de los servicios jurídicos de la Generalitat señaló que resultaba muy complicado técnicamente incluir a estas personas en el censo y, por ello, se descartó tal posibilidad.

Los extranjeros que viven en Cataluña sí que podrán votar. Aquellos que sean nacionales de un Estado miembro de la UE deberán acreditar un año de residencia continuada durante el período anterior al 9-N. Para los nacionales de un Estado que no forma parte de la UE, el plazo se amplía a tres años.