El Tesoro intenta retener a las compañías

Tres medidas de EE UU para evitar la fuga fiscal de empresas

Burger King  ha comprado una cadena canadiense para reducir su factura fiscal
Burger King ha comprado una cadena canadiense para reducir su factura fiscal

El Gobierno estadounidense ha anunciado un paquete de medidas para impedir que las empresas  esquiven el pago de impuestos en el país mediante una serie de “inversiones fiscales”, por las que adquieren compañías extranjeras en busca de condiciones fiscales más favorables, una práctica conocida como "reversión".

En las últimas semanas, algunas grandes empresas (Burger King, Medtronic...) han anunciado compras fuera de EE UU en países con regímenes fiscales más favorables para reducir su factura de impuestos en EE UU. Estas son algunas medidas aprobadas:

1. Aumentar los límites para permitir que las empresas trasladen gran parte de sus divisiones fuera de EE UU. Hasta ahora, según la práctica de la "reversión", la empresa estadounidense debía mantener al menos el 80% del control de sus filiales. El Gobierno ha endurecido el criterio de manera, por ejemplo, que el pago de dividendos previo al acuerdo no contabilice a efectos de la propiedad.

2. Prohibir préstamos “hopscotch”: Las empresas estadounidenses únicamente pagan impuestos por los beneficios repatriados de filiales en el extranjero. Sin emabrgo, mediante los lalamdos préstamos "hopscotch", las compañías acceden a los beneficios en el extranjero sin pagar impuestos por ello.  El Gobierno ha proibido este mecanismo.

3. Límites a las estrategias de "descontrol" de las filiales, es decir, multinacionales que ceden el control de sus actividades en el extranjero a sus filiales con el objetivo de no pagar sus beneficios en EE.UU.

“Estas primeras medidas concretas suponen un sustancial avance en la restricción de las creativas técnicas empleadas para evitar el pago de impuestos, tanto en términos de reducir significativamente los beneficios económicos de las inversiones como, cuando sea posible, impedirlas”, afirmó en un comunicado el secretario del Tesoro, Jack Lew,