OPINIÓN

Innovando en RSC

Algunas empresas punteras están pensando imaginativamente cómo avanzar en responsabilidad social corporativa (RSC). El pasado 2 de septiembre, CVS comenzó a implementar el cambio radical que había anunciado. La mayor cadena farmacéutica de EE UU no vende más cigarrillos. En sus 7.700 locales hay un gran cartel que dice: “Abandonemos juntos. Nosotros hemos dejado el tabaco. Pida a un farmacéutico o una enfermera entrenada direcciones que lo ayudarán a dejarlo también”.

Se está reposicionando, como resalta The New York Times, como un lugar “donde se da salud”. Cambió su nombre. Es ahora CVS Salud. Ya opera 900 miniclínicas donde los clientes pueden recibir servicios simples, como tomarse la tensión y administrarse vacunas antigripales.

La receptividad ha sido muy alta. Los ingresos en las clínicas subieron un 24% respecto al año anterior y planea 1.500 para el 2017. La supresión de la venta de cigarrillos es la decisión coherente con su nuevo rol. Le costó perder ventas de 2.000 millones de dólares. CVS está realizando una innovación en RSC que le está posibilitando instalarse en un espacio diferente, el de los usuarios de salud, en un periodo donde se han ampliado mucho por la reforma del sistema de salud.

Otra innovación diferente, en defensa del personal, es la que llevan adelante algunas empresas europeas. Hay un crecimiento explosivo de e-mails. Una investigación dela Universidadde Heidelberg y de Daimler (NYT) mostró que se estaban anulando los espacios libres de los operarios y agotándolos. Estaban siempre conectados. Todo lo contrario al principio fundamental de que la empresa debe buscar un equilibrio entre trabajo y vida. Daimler creó un programa automático para sus 100.000 empleados que borra los e-mails que les llegan a los que están de vacaciones. El programa informa a los que envían e-mails de que serán borrados, pero si lo necesitan pueden comunicarse con otro operador en actividad. Es voluntario. El 98% de los empleados resolvieron sumarse a él.

Volkswagen y Deutsche Telekom implantaron programas para cortar los e-mails a los empleados en las noches y los fines de semana. En Francia, empleadores y sindicatos están negociando programas de este tipo, y en otros países hay proyectos para prohibir legalmente el bombardeo de e-mails fuera del horario de trabajo. Estas innovaciones ilustran sobre el inmenso potencial dela RSCy sugieren que cuando se moviliza, todos ganan, las empresas, los consumidores, los empleados, las familias y la sociedad.

Presidente dela Red Latinoamericana de Universidades por el Emprendurismo Social