"Hay que afrontar los problemas, no esconderse ante ellos", afirma

Cameron: la nueva Ley para Escocia estará lista en enero

El primer ministro británico, David Cameron, ha comparecido con semblante serio ante los medios de comunicación congregados en la puerta de su residencia, en el 10 de Downing Street. En su alocución, se comprometió a que la nueva ley que contemplarña los traspasos a Escocia estará lista en enero de 2015 y que el “resultado ha sido claro” y es una “oportunidad” de cambiar la forma en que el país es gobernado. El debate se ha cerrado "para una generación o para siempre". Cameron, de hecho, presumió de haber escuchado la voz de los escoceces al permitir el referéndum de independencia y señaló que "ahora los millones de voces de Inglaterra no pueden ser ignoradas". Además, hizo un llamamiento para trabajar juntos para "construir un mejor y más brillante futuro" para el conjunto del Reino Unido y reclamó que ambos bandos olviden la consulta y afronten el futuro. “Ahora es el momento de que nuestro Reino Unido se una y siga adelante", explicó. "Una parte vital de eso es un acuerdo equilibrado, justo para la población de Escocia y, lo que es importante, para todos en Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte también”.

El primer ministro, muy discutido por haber accedido a la convocatoria, aseguró que "podría haber bloqueado la consulta", pero que consideró mejor no hacerlo. "Creo firmemente en el Reino Unido y quiero que permanezca unido, pero también soy un demócrata y he respetado el deseo de los ciudadanos", y dmitió que le hubiera “roto el corazón” si se hubiera producido la partición del Reino Unido.  “Y sé que este sentimiento es compartido por la gente, no sólo de nuestro país, sino también del mundo por lo que hemos conseguido en el pasado y lo que podemos hacer en el futuro”, dijo.