Los expertos esperan que en la cita de diciembre se animen las peticiones de los bancos

La subasta del BCE para impulsar el crédito se estrella en su estreno

Símbolo del euro ante la sede del BCE en Fráncfort
Símbolo del euro ante la sede del BCE en Fráncfort

La acogida por parte de la banca europea en general y de la española en particular de la megasubasta de liquidez a largo plazo que inauguró ayer el Banco Central Europeo (BCE) no fue la esperada. 255 bancos decidieron pedir en conjunto 82.601 millones de euros, una cifra por debajo de los 100.000 millones previstos por el mercado.

Las principales entidades financieras españolas solo reclamaron 14.747 millones de euros en esta primera de las dos subastas condicionadas de liquidez a largo plazo que celebrará el BCE en este año en el denominado programa TLTRO (targeted longer-term refinancing operations). Esta cifra es el 17,8% del total adjudicado.

Esta cifra representa mucho menos de la mitad de lo que los bancos españoles pueden pedir al BCE y está por debajo de los 30.000 millones de euros que Economía espera que soliciten entre esta subasta y la que se celebrará el 11 de diciembre. Solo Bankia, con 2.700 millones de euros, ha aprovechado el estreno de la megasubasta para acudir al tope que podía solicitar este año, mientras que Santander, BBVA, CaixaBank y Popular han optado por cantidades por debajo de la mitad de lo que tienen derecho a solicitar. Mientras, que Sabadell y Bankinter han decidido no acudir a esta primera cita y espera a la de diciembre y acudir así al máximo que les corresponde –5.000 millones y 1.500 millones, respectivamente–.

La nueva presidenta de Santander, Ana Patricia Botín, ha optado por la prudencia al solicitar solo 3.600 millones, de los que 3.000 irán directamente a impulsar el crédito a pymes en España, y otros 600 millones se destinarán a lo mismo pero en Portugal. Este grupo puede reclamar hasta 9.000 millones este año, de los que 6.100 millones tendrán como destino España.

BBVA ha pedido 2.600 millones y podría solicitar otros 3.000 en diciembre, mientras que Caixabank ha solicitado 3.000 millones y podría sumar otros 4.000 millones a finales de año. Popular ha solicitado ya 2.847 millones y podría pedir cerca de la misma cantidad en diciembre. Los bancos pueden pedir un máximo del 7% de sus préstamos a las empresas y hogares, excluidos las hipotecas y los promotores. Todos los bancos españoles reconocen que esta liquidez irá a impulsar el crédito a pymes

Fuentes bancarias aseguran que pese al escaso éxito de la primera subasta del BCE la de diciembre será más alentadora. Argumentan que han optado por dejar el grueso de sus peticiones para finales de año ya que ahora las TLTRO son más caras que las MRO (main refinancing operations). Es lo que se conoce como la barra libre de liquidez del BCE, cuyo dinero se coloca al tipo que fije la institución que dirige Mario Draghi, y que durará hasta 2016. También captan liquidez a través de otras fuentes de financiación, como otros bancos, con unas condiciones más económicas, con lo que logran liquidez suficiente para saltarse la subasta de TLTRO.

El decepcionante inicio de las medidas del BCE para impulsar el crédito y la inflación pueden meter más presión a esta institución. La próxima subasta se celebrará el 11 diciembre, en la que los bancos europeos podrán solicitar más de 300.000 millones, al estar autorizados a pedir 398.000 millones entre septiembre y diciembre.