Álvarez está considerado el impulsor de El Corte Inglés como referente mundial

Más de 60 años de experiencia en la empresa familiar

Fachada de El Corte Inglés.
Fachada de El Corte Inglés.

De carácter reservado y protagonista de escasas apariciones públicas, Isidoro Álvarez estuvo durante toda su vida vinculado a la empresa que había fundado su tío, el empresario Ramón Areces. Álvarez está considerado el impulsor de El Corte Inglés como referente mundial en el sector del comercio, gracias a sus conocimientos sobre las diversas formas de distribución internacionales.

Nacido en Borondes (Asturias) en 1935, empezó a trabajar en El Corte Inglés al cumplir 18 años, mientras empezaba a cursar Ciencias Económicas y Empresariales en la Universidad Complutense de Madrid. A los 22 años, se licenció con premio extraordinario y, a los 24, fue nombrado consejero de la sociedad y de Induyco, empresa filial dedicada a la producción textil. Siete años más tarde, en 1966, se convirtió en consejero director general, así como vicepresidente de Móstoles Industrial –comercializadora de muebles Forlady–.

"El único secreto de El Corte Inglés para acceder a la situación de liderazgo que hoy ostenta está en el trabajo en equipo, en la voluntad de superación de las personas que son, al fin y al cabo, el activo más importante de las empresas", afirmaba Isidoro Álvarez

Tras el fallecimiento de Ramón Areces, Álvarez fue nombrado presidente de El Corte Inglés por parte del consejo de administración de la firma el 2 de agosto de 1989, decisión que fue ratificada por la junta general de accionistas el día 27 de ese mismo mes.

Álvarez fue el artífice del desarrollo internacional de El Corte Inglés y la diversificación de otras líneas de negocio, como Hipercor, Bricor, Telecor, Óptica 2000 y la correduría de seguros del grupo, entre otras. Como tercer presidente de la compañía familiar, Álvarez marcó un hito al adquirir en 1995 Galerías Preciados, el rival de El Corte Inglés, que se encontraba en suspensión de pagos.

En los años noventa, la firma intensificó su crecimiento internacional y, en 2001, El Corte Inglés abrió el primero de sus dos centros en Portugal. Más recientemente, el grupo ha renovado su proceso de expansión en Reino Unido, Irlanda y Holanda a través de internet, prestando especial atención a los turistas que visitan España y a la promoción exterior de las marcas del país.

Como precursor de múltiples iniciativas, Álvarez también se mostraba a favor de la liberalización de los horarios comerciales y de la innovación en nuevas apuestas de negocio.