El banquero es enterrado en el panteón de la finca familiar de Puente San Miguel

El mundo empresarial y político despide a Emilio Botín

Visitas a la capilla ardiente de Emilio Botín en Santander Ver fotogalería
El coche con los restos mortales de Emilio Botín llega a la casa familiar en Santander. Reuters

Emilio Botín fue enterrado ayer en el panteón que tiene la familia en la finca de Puente San Miguel (Reocín, Cantabria), un acto que se celebró en la más estricta intimidad por deseo expreso de la familia. Durante el día, recibió el último adiós de una amplia representación del mundo empresarial, financiero y político.

La capilla ardiente de Emilio Botín quedó instalada en la casa de El Promontorio, en Santander, la antigua residencia familiar que fue cedida en 2006 a la Fundación Botín. Los presidentes del BBVA, Francisco González; Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán; Endesa, Borja Prado, y Bankinter, Manuel Guerrero, que llegó acompañado por la consejera delegada de la entidad, María Dolores Dancausa, fueron algunos de los empresarios y financieros que acudieron a despedirse del banquero y a trasladar sus condolencias a la familia. A la capilla ardiente también acudieron directivos de Santander y sus filiales, entre los que estaban el vicepresidente del Banco Santander, Matías Rodríguez Inciarte; el presidente de la entidad en Portugal, Antonio Basagoiti; el consejero Rodrigo Echenique, y el director territorial para Cantabria, Carlos Hazas. Tampoco faltaron figuras vinculadas durante largo tiempo a la entidad que presidió Botín, como Alfredo Sáenz, mano derecha del banquero cántabro y consejero delegado del grupo hasta 2013, o el empresario Juan Abelló, que formó parte durante años del consejo de administración de Santander.

El mundo de la universidad, al que Botín prestó una atención especial con la creación del proyecto Universia, estuvo representado por el rector de la Universidad de Cantabria (UC), José Carlos Gómez Sal, y por su predecesor en el cargo, Federico Gutiérrez Solana, además de por el responsable de Universia, Jaume Pages. También acudió el alcalde de Santander, Íñigo de la Serna, que señaló que el banquero ha sido una persona “que ha hecho historia” y “el mejor embajador” que su ciudad “hubiera podido soñar”.

La visita a la capilla ardiente también dejó declaraciones de elogio para la nueva presidenta del banco. Alfredo Sáenz afirmó que está “preparada de sobra” para ejercer esa responsabilidad. “Ana sabe bien la responsabilidad que tiene, y por supuesto que está preparada”, añadió Francisco González. El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, añadió desde Madrid que Emilio Botín fue un banquero “de gran categoría, de una gran intuición y también con una gran astucia”.