Creen que la acción puede resentirse unos meses pero no a medio plazo

Los analistas avalan a Ana Patricia como relevo al frente de Santander

Algunos de los miembros del Consejo de Administración de Banco Santander.
Algunos de los miembros del Consejo de Administración de Banco Santander.

Ana Patricia, la mayor de los hijos de Emilio Botín, será la nueva presidenta de Banco Santander, tras el fallecimiento anoche de su padre al sufrir un infarto de miocardio. La comisión ejecutiva propondrá el relevo esta tarde en el consejo de administración del banco.

El nombramiento de la actual consejera delegada de Banco Santander UK, que forma parte de la cuarta generación de banqueros de la familia, supondrá poner en marcha una hoja de ruta que, según anticipan los expertos, ayudará a calmar los ánimos de los inversores.

“Si nos fijamos en el movimiento inicial, la acción ha sufrido una corrección del 2% y ahora mismo lo tenemos corrigiendo un 1,5%”, resume Susana Felpeto, de ATL Capital, señalando que la sesión está resultando de por sí bajista, con “otro tipo de valores con caídas mayores”.

“Su hija podría sustituirea en el puesto”, vaticina Felpeto, poniendo en duda si su nombramiento supondrá grandes cambios en la política del banco pero asumiendo que la figura de Emilio Botín era “muy visible”. “Como presidente de banco, probablemente el que más”, expone.

SANTANDER 3,87 0,31%

“Lo lógico es que el mercado esté pendiente de la evolución desde el punto de vista de la gestión en los próximos meses”, vaticina, exponiendo no obstante que la acción, actualmente situada en torno a los 7,6 euros “tiene un soporte bastante fuerte a niveles de 7,20 que está bastante alejado de los niveles actúales”, lo que garantiza un fuerte colchón para el valor.

“No diré que lo tenía todo atado y bien atado, pero su hija se postula desde hace bastante tiempo”, reflexiona Alfonso de Gregorio, analista de Gesconsult, avanzando que si esta premisa se cumple el fallecimiento del Botín padre “no debería afectar mucho a la cotización”.

Desde su punto de vista, hay sucesiones mucho más endebles en otras grandes empresas españolas, y en el caso de Santander, Ana Patricia Botín “estaría bien asesorada y apoyada por vicepresidentes”. De Gregorio considera, por tanto, que las caídas de la mañana reflejan la mínima incertidumbre que cabe tras la muerte del presidente, pero nada grave a medio plazo.

“Creo que un gigante de ese tamaño, con el consejo que tiene y los directivos que tiene, es una máquina bastante bien engrasada. No creo que pierda el rumbo”, aduce, ilustrando la flexibilidad del banco a la hora de nombrar consejero delegado a Javier Marín en sustitución del histórico del histórico Alfredo Sáez.

“En el corto plazo”, la sustitución de Botín “puede hacer algo de ruido” en la Bolsa, “pero en el medio o largo plazo no consideramos que vaya a haber problemas”, opina Ángel Pérez, analista de Renta 4.

“La estrategia está bien definida, el consejo está bien definido, no toma decisiones una sola persona. La estrategia es continuista. No creemos que cambie. En el corto plazo puede haber ruido pero no pensamos que vaya a tener gran repercusión”, resume.

En líneas generales, los analistas consultados coinciden por tanto en que si bien se hará notar la ausencia de una figura personalista y carismática como la de Emilio Botín, la acción seguirá siendo fuerte.

Por otra parte, destacan, la artillería de apoyos a la economía que está poniendo en marcha el Banco Central Europeo contribuirá a endulzar la situación de toda la banca en los últimos meses del año, lo que ayudará también a Banco Santander.