El 53% del dinero procede de contribuyentes de Cataluña y Madrid

La riqueza declarada ante Hacienda creció un 22,1% en tan solo un año

La riqueza declarada ante Hacienda creció un 22,1% en tan solo un año

La salida de la crisis no ha sido igual para todos los contribuyentes. En 2013, la riqueza financiera de las familias, que mide la diferencia entre sus activos y sus pasivos, volvió a superar el billón de euros, algo que no sucedía desde 2006. Tan solo un año antes, los bienes declarados por el impuesto sobre el patrimonio subieron hasta los 526.005 millones de euros, lo que supuso un incremento del 22,3% en tan solo un año y una muestra de la fortaleza financiera de aquellos contribuyentes que declaran por este impuesto (solo están obligados aquellos que tienen una base imponible superior a los 700.000 euros).

Esa es la fotografía que se obtiene de la estadística sobre declarantes del impuesto sobre el patrimonio en 2012, hecha pública ayer por el Ministerio de Hacienda, en el que se muestra que el número de contribuyentes pasó de 130.216 en 2011 a 173.505 en 2012, un 33,2% más. La estadística que elabora la Agencia Tributaria muestra una información detallada del desigual reparto de la riqueza por comunidades autónomas. En la clasificación, Cataluña y Madrid aparecen destacadas, con 154.981 y 134.232 millones declarados. Entre ambas suman el 53% de los bienes en toda España. Sin embargo existe una diferencia muy importante entre las dos: Cataluña sí aplica el impuesto mientras que Madrid es la única región que lo bonifica al 100%.

Fue el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero el que recuperó el impuesto sobre el patrimonio para los ejercicios 2011 y 2012. En esos dos ejercicios, tan solo Madrid, Baleares y la Comunidad Valenciana rechazaron aplicar este tributo de competencia autonómica, argumentando que resultaba injusto y perjudicaba a las clases medias. Sin embargo, al final, la necesidad de elevar los ingresos pesó más que las convicciones. Comunidad Valenciana y Baleares rectificaron y Madrid se convirtió en la única autonomía que bonifica al 100% el impuesto, de tal modo que sus contribuyentes no tienen que pagar por él.

154.981 millones (el 29,4% del total) se han en Cataluña

El rechazo de Madrid se basa en que no está dispuesta gravar el patrimonio neto de sus contribuyentes. Ello resulta significativo ya que la comunidad madrileña es, con diferencia, la autonomía que más recursos lograría si aplicara este impuesto.

Aunque no son tan importantes en términos absolutos, sí resultan significativos en términos relativos los incrementos experimentados por Comunidad Valenciana (en la que se declararon bienes por 53.697 millones frente a los 26.143 de 2011), por Baleares (16.805 frente a los 5.427 de 2011) y Canarias (26.329 frente a los 17.223 millones de 2011). En el lado contrario, la riqueza declarada bajó en Extremadura, Castilla-La Mancha, Castilla y León y Andalucía.

Solo el 18% está ligado a inmuebles

La estadística sirve también para hacerse una idea del destino que le dan los contribuyentes a los fondos que disponen. De los 526.000 millones de euros declarados en el impuesto sobre patrimonio en 2012, el 75,1% (395.039 millones) corresponde a capital mobiliario. Dos tercios son valores no negociables y un tercio corresponde a acciones y obligaciones negociables.

En segundo lugar figuran los bienes inmuebles, que suman 95.739 millones, apenas un 18% del total. Una cifra relativamente pequeña en función de los 26 millones de casas que tiene el parque inmobiliario en España. De esa última cifra, 92.142 millones corresponden a bienes de naturaleza urbana y 3.597 de naturaleza rústica. En tercer lugar aparecen los seguros y las rentas, con 8.843 millones, en el que los seguros de vida suman 7.911 millones.