Tribuna

Alternativas de gestión

El interim management (IM) comienza a finales de los años 70 en los Países Bajos como una solución a las fuertes indemnizaciones por despido del personal fijo. Las empresas deciden variabilizar los costes de los altos ejecutivos contratando personal especializado de forma temporal.

Después de 35 años el IM es una profesión consolidada en la mayoría de los países avanzados alcanzando facturaciones que van desde los 1.500 millones en los Países Bajos, a los 1.100 en Inglaterra, los 800 en Alemania y los 300 en Francia. En España es aún un servicio poco conocido aunque poco a poco y gracias a las empresas gestoras de capital riesgo, empresas extranjeras muy acostumbradas a utilizar este servicio en su país y la banca de inversión internacional, la facturación por trabajos en este sector va creciendo aunque no se dispone de información fiable de su volumen en la actualidad.

Un interim manager puede trabajar como profesional independiente o a través de empresas de IM que garantizan la calidad del servicio al cliente y se responsabilizan del buen fin del trabajo a realizar.

Estas empresas, algunas con una antigüedad superior a los 20 años y con un network internacional, como es el caso de DT Directores de Transición, están introduciendo este servicio en el mundo empresarial español, dándolo a conocer a todos los niveles. Su actuación, silenciosa por su propia naturaleza, ha sido enormemente efectiva en gran cantidad de casos.

En España habitualmente se recurre a la contratación de un interim manager o de una empresa especializada en IM cuando una compañía se encuentra en una situación crítica y necesita un planteamiento agresivo de cambio si no quiere desaparecer.

El equipo de IM apoya al equipo directivo, o se hace cargo directamente de la empresa una vez ha realizado un diagnóstico de la situación, liderando un proceso de reestructuración y asumiendo puestos de máxima responsabilidad si es necesario.

En muchos casos se aborda el problema tarde y el interim manager solo puede ayudar a realizar un cierre ordenado de la empresa como única solución posible.

Existe algún otro tipo de contrato de interim management, como sustitución de directivos, CRO o proyect managers, pero en una proporción muy inferior a la anterior.

Para las grandes empresas este servicio es aún casi desconocido. En los países avanzados de Europa y en EE UU el planteamiento es muy distinto. Aunque por supuesto también existe la contratación de este servicio como una solución para dirigir empresas en crisis o gestionar un turn around, el interim manager es considerado un especialista sénior con muchos años de experiencia, que puede ser utilizado para dar valor a las diferentes áreas de la empresa, mejorando la gestión y los resultados de las mismas.

Las empresas especializadas en interim management han crecido en número y facturación de una forma significativa en la última década lo que indica que este servicio es cada vez más demandado por medianas y grandes empresas.

Las empresas entienden que durante un periodo de cambio, crecimiento o transformación se necesita talento sénior especializado que puede ser contratado temporalmente en el exterior.

Esto permite flexibilizar los costes de personal fijo convirtiendo una parte de ellos en coste variable, ajustando al máximo las plantillas del personal de mayor coste y al mismo tiempo contar con este tipo de personal de forma temporal, utilizándolo para mejorar puntos débiles o para abordar con rapidez la estrategia definida.

La crisis ha obligado a las empresas a mejorar la gestión a todos los niveles si quieren ser competitivas. Los cambios en su entorno comercial se suceden con gran rapidez y es necesario estar muy preparados para innovar o responder rápidamente a las acciones de la competencia adaptándose lo más agilmente posible a esos cambios.

Hoy en día la información fluye con rapidez y los cambios en productos y mercados se suceden, afectando seriamente o llevándose por delante a las empresas que no están preparadas para adaptarse a los mismos.

Es, por lo tanto, necesario profesionalizar al máximo la gestión en todas las áreas de actividad de la empresa. El interim management permite, utilizando temporalmente profesionales expertos, mejorar la gestión en las diferentes áreas de la empresa, lo que redundará en la mejora de los resultados de la misma y en su consolidación en su sector de actividad.

En la mayoría de los países avanzados este servicio es habitual y da trabajo a profesionales séniores con muchos años de experiencia que han decidido trabajar los últimos años de su vida profesional como interim managers. Estoy convencido de que España en breve se sumará a estos países y experimentaremos en los próximos años un fuerte crecimiento de este sector.

Rafael Álvarez-Novoa Romero es socio Director de DT Directores de Transición.