El Foco

¿Por qué las empresas se están preparando para el yuan?

China superó a EE UU en 2013 convirtiéndose en la mayor potencia comercial del mundo, con su comercio exterior superando la marca de cuatro billones de dólares. Este rápido crecimiento ha creado importantes oportunidades para las empresas internacionales. Pero el uso global de la moneda china, el renminbi (RMB), sigue siendo bajo a pesar de su creciente internacionalización.

Hasta marzo de este año más de 10.000 instituciones financieras estaban haciendo negocios en RMB

Aunque el RMB es un recién llegado en el comercio global y como moneda de inversión, ha evolucionado rápidamente a medida que China ha implementado una serie de reformas para eliminar las barreras financieras y burocráticas para su uso. China está llevando a cabo un enfoque en tres etapas: la ampliación de la función del RMB en el asentamiento de comercio exterior, el aumento de su uso en la inversión transfronteriza, y, finalmente, estableciéndola como una moneda de reserva. La primera etapa ya está en marcha. El RMB se utilizó para saldar el 18% del comercio total de China el año pasado, un aumento desde el 3% en 2010, según HSBC Global Research.

También se han hecho progresos significativos en la segunda etapa de proceso. El mercado offshore de bonos RMB –los llamados bonos dim sum– ha duplicado su tamaño cada año desde 2008, mientras que los centros offshore de RMB se han establecido en lugares como Hong Kong, Singapur y Londres. Hasta marzo, se estima que más de 10.000 instituciones financieras estaban haciendo negocios en RMB, frente a solo 900 en junio de 2011.

Pero a pesar de que el RMB es cada vez más internacional, muchas empresas que comercian con China aún tienen que adoptar la moneda, de acuerdo con una nueva encuesta que acabamos de realizar. Esta encuesta, que abarcó a más de 1.300 empresas de 11 países y territorios en todo el mundo, desveló que solo el 22% de las empresas utilizan en sus negocios transfronterizos con o desde China el RMB. Fuera de China continental, Taiwán y Hong Kong, el uso del RMB está liderado por Francia y Alemania, dos países que se han centraron en el desarrollo de unas relaciones comerciales más fuertes con China.

Sorprendentemente, alrededor de dos tercios de las empresas en China continental y Hong Kong creen que las empresas extranjeras que hacen negocios en RMB se benefician financieramente y construyen relaciones comerciales más fuertes. No todas las empresas en el extranjero comparten este punto de vista, variando considerablemente la conciencia de las posibles ventajas del RMB alrededor del mundo.

HSBC espera que la moneda china será totalmente convertible en 2017, varios años antes de lo previsto

Hay indicios de que el número de empresas que utilizan el RMB en las operaciones internacionales se incrementará, con las grandes empresas liderando dicha adopción. Alrededor del 42% de los encuestados con una facturación de más de 500 millones de dólares dijo que están haciendo algunos negocios en RMB en comparación con solo el 15% de las empresas con una facturación de entre tres millones y cinco millones dólares.

Alrededor de un tercio de las empresas que no utilizan la divisa hoy en día nos dijo que tienen la intención de hacerlo en el futuro. Sus principales incentivos para la adopción del RMB son para ganar más negocios y para satisfacer las peticiones de los socios comerciales, siendo las empresas de Reino Unido, China continental y Taiwán las más propensas a cambiar.

Además, casi seis de cada diez empresas que ya utilizan la moneda prevén expandir sus actividades en RMB en los próximos 12 meses. Sus principales razones para hacerlo son de conveniencia, la reducción de los riesgos de cambio o los costes extranjeros, y las solicitudes de los socios comerciales. Pero los encuestados también destacaron una serie de obstáculos a la adopción de la moneda, incluida la incertidumbre regulatoria, la documentación compleja y socios comerciales que aún no están listos para el RMB.

Sin duda, el RMB será más ampliamente utilizado. En una reunión clave de política en noviembre pasado, los líderes chinos subrayaron su compromiso de acelerar las reformas financieras. Se han puesto en práctica una serie de nuevas medidas, incluida la duplicación de la banda de fluctuación diaria de la tasa de RMB-USD y una flexibilización de las restricciones a los flujos de capital transfronterizos en la zona franca de Shanghái, que actúa como banco de pruebas para muchas de las reformas del país.

Dada la magnitud y la velocidad de las reformas recientes, HSBC espera que el RMB será totalmente convertible en 2017, varios años antes de lo que habíamos previsto anteriormente. En el plazo aún más corto, estimamos que se utilizará para resolver el 30% del comercio total de China a finales de 2015. La internacionalización del RMB se está acelerando, y las empresas de todo el mundo deberían considerar las implicaciones de una moneda que ya es mucho más corriente principal de lo que muchos creen.

Simon Cooper es ‘Chief Executive of Global Commercial Banking’ de HSBC.