Entrevista a Juan Antonio Orenga, seleccionador nacional de baloncesto

“Este grupo no se conforma, quiere más”

"La única forma en la que entiendo el fracaso es no poder competir"

“Este grupo no se conforma, quiere más”

Para Juan Antonio Orenga (Castellón, 1966), el Mundial de Baloncesto que dará comienzo mañana en la ciudad de Granada será el primero como seleccionador nacional. Como jugador, fue pívot del Real Madrid y del Estudiantes. Está al frente del equipo desde 2013, año en el que logró el bronce en el Eurobasket de Eslovenia.

 

Pregunta. ¿Qué ha aprendido como líder en estos dos años?

Respuesta. Hemos aprendido de los errores de los años anteriores para mejorar. Por ejemplo, antes había partidos en los que nos estancábamos en los últimos minutos. Hemos trabajado duro para solventar los fallos y llegar preparados a la cita.

P. ¿Y los jugadores han cambiado?

R. Los jugadores cambian y mejoran. Unos se van y otros vienen, pero la esencia del equipo sigue siendo la misma. Es un grupo especial. Si algo le caracteriza es que en lo que otras plantillas hay que sacar, como el compromiso o la ilusión, aquí está presente.

P. ¿Cómo se gestiona un equipo con tantas estrellas?

R. Ellos quieren estar y ganar. En este grupo la ambición es positiva. Muchos son ya campeones del mundo y de Europa, pero no se conforman y quieren más. Cuando se dan estas circunstancias, es más fácil entrenar a un equipo.

P. Este año no hay lesiones que dejen fuera a ninguno de los grandes.

R. Y esa es la principal diferencia respecto a otros años. Navarro y Gasol están al 100%, así como el resto de convocados. Cuando faltan jugadores importantes, hay que cambiar la forma de jugar, y con ella cambia el rol de cada uno. Ahora estamos todos, por eso estamos tranquilos.

P. En la plantilla cuenta con jugadores muy jóvenes.

R. Sí, Alex Abrines y los jugadores que vienen como invitados. Son chavales que tienen 21 y 22 años, que jugarán con los veteranos y aprenderán de ellos.

"Nuestro objetivo es ganar, aunque haya rivales muy fuertes"

P. ¿Es esta una garantía de futuro para el equipo?

R. Sin duda alguna. El mejor entrenamiento para los jóvenes es estar cerca de los jugadores más experimentados. Le pasó a Llull al jugar junto a Navarro, Pau y Reyes, y le seguirá pasando a los que vienen. La generación de oro enseña a los jóvenes, está convirtiendo al grupo en un equipo de oro.

P. ¿Un equipo de oro para ganar el oro?

R. Nuestro objetivo es ganar. Tenemos unos rivales muy fuertes, pero también una plantilla que puede lograrlo y, sobre todo, que quiere. De momento somos cautos y tenemos los pies en el suelo. España tiene la experiencia del Mundial de Turquía (2010). Todos nos veían en la final porque llegábamos como campeones del Eurobasket de Polonia (2009) y quedamos en el sexto puesto. Si no ganamos será porque otro equipo habrá jugado mejor.

P. ¿Cuáles son los principales rivales?

R. El principal es EE UU, que traerá un equipazo. También Argentina, Grecia, Lituania, Francia y Brasil. De este último no se está hablando mucho, pero viene muy fuerte.

P. También contarán con el apoyo del público.

R. Jugar en casa es una ilusión y un orgullo que es difícil de explicar. A veces aporta una presión extra porque tienes a toda la gente a tu lado y no quieres decepcionarla, pero estos jugadores están acostumbrados. El aliento del público nos va a dar fuerzas.

P. ¿No ganar sería una decepción?

R. La decepción sería no competir. La única forma en la que entiendo el fracaso es no poder plantar cara en los partidos. Y para ello estamos preparados.