Las seis mayores entidades saldan 40.000 inmuebles en el primer semestre del año

La banca acelera la venta de pisos al rebajarlos de media a 125.000 euros

Bloque de pisos en venta.
Bloque de pisos en venta.

Precio y financiación son dos de las palancas clave que pueden impulsar el mercado inmobiliario. La banca, en cuyas manos descansa el grueso del ladrillo del país tras el estallido de la burbuja, está demostrado que maneja con soltura ambos resortes.

En la primera mitad del año, BBVA, CaixaBank, Santander, Sabadell, Popular y Bankia, las seis mayores entidades financieras del país, han vendido 39.241 inmuebles, lo que supone un incremento de dos dígitos frente al ritmo de ventas del mismo periodo del año anterior. Doce meses en los que, de un lado, la concesión de créditos para la adquisición de vivienda ha crecido un 37,6%, según hacía público esta semana el Consejo General del Notariado.

De otra parte, el precio medio de venta de los inmuebles de la banca, vendiéndolos a pérdidas con el apoyo de las provisiones, se ha rebajado de los 193.000 euros que arrojaba el cómputo de todo 2013 (o los 154.000 del primer trimestre de 2014), a 124.600 euros en los últimos seis meses.

La entidad más activa ha vuelto a ser BBVA, que siendo una de las pocas firmas que de momento ha rechazado vender su plataforma inmobiliaria, Anida, ha logrado vender 11.402 inmuebles en el primer semestre del año. Una actividad que le ha proporcionado 910 millones de euros lo que supone un precio medio de venta cercano a 80.000 euros por inmueble que le reporta unas pérdidas de 446 millones de euros.

La clave, sin embargo, no siempre radica en los descuentos. Le sigue en la lista Banco Sabadell, con el precio medio de venta por activo más alto, rondando los 175.000 euros. La entidad que preside Josep Oliu también ha apostado por mantener en sus manos su plataforma de gestión de activos, Solvia, que prevé terminar sacando a Bolsa.

La firma ha vendido 7.541 inmuebles en los primeros seis meses del año por un valor de 1.319 millones. Desde la firma explican sus resultados aseverando que el mercado “ha cambiado”, dado que reclama “menor número de inmuebles con un precio de venta inferior a 100.000 euros” a medida que “crece el número de compras con financiación” y que en algunas zonas, entre las que destacan Madrid, Cantabria, País Vasco e Islas Baleares, ya se registran “subidas de precios” en los inmuebles.

CaixaBank, que cedió su gestión inmobiliaria al fondo texano TPG, ha vendido a su vez 7.229 inmuebles por 702 millones de euros a un precio medio de 97.108 euros y admite que “las ventas aumentan” pero “aún generan pérdidas” (de 468 millones de euros, en su caso).

Santander, que fue una de las entidades que antes empezó a vender masivamente sus inmuebles, ha delegado ahora la gestión de Altamira al fondo estadounidense Apollo. En el primer semestre ha vendido 6.000 inmuebles por 1.024 millones, a un precio medio de 170.600 euros.

Una de las entidades que más ha disparado sus ventas en este ámbito ha sido Popular, que sella 3.274 transacciones en el primer semestre por valor de 599 millones de euros, lo que supone más que duplicar su ritmo de mediados de 2013 tras vender Aliseda a los fondos Kennedy Wilson y Värde Partners. El precio medio de venta por activo asciende a 161.000 euros.

Finalmente, Bankia, que vendió Habitat a Cerberus, ha saldado 3.345 inmuebles por 336 millones de euros, con un precio medio de venta de 100.500 euros.

Esta última cifra se sitúa en la línea de Sareb, a la vez participada y competencia de la banca, que siempre ha declarado que trataría de no influir en los precios del mercado. La sociedad ha vendido 8.104 inmuebles entre propios, por los que ha ingresado 441 millones, y de promotor, si bien asegura que el precio medio de venta de sus viviendas es de 100.000 euros. La media de los bancos, por contra, refleja también la venta de trasteros, garajes y otros inmuebles.

Jugadas clave en el mercado

Anida y Solvia

Pese a que la tendencia generalizada entre la banca española en los últimos tiempos ha sido la de ir vendiendo las plataformas de gestión de activos inmobiliarios a grandes fondos internacionales, son precisamente Anida y Solvia, que permanecen en manos de BBVA y Sabadell, respectivamente, las que mejores cifras arrojan en el primer semestre. La primera ha vendido 11.402 inmuebles y la segunda, 7.451.

Haya Real Estate

Del lado de las plataformas que han sido vendidas a terceros, destaca Haya Real Estate, la sociedad creada por el fondo estadounidense Cerberus, que gestiona ya los activos de Bankia (incluyendo parte de los que traspasó a Sareb) y Cajamar tras hacerse con el control de Habitat y de Cimenta2. En los primeros seis meses del año, Haya ha vendido más de 6.500 residencias en España –unas 42 al día frente a las 45 al día de Sareb, por ejemplo– logrando una desinversión total de 1.700 millones sobre los 32.700 millones que gestiona.

Alquileres

El arrendamiento de una parte de los inmuebles se va consolidando como un estrategia clave para la banca, una fuente de ingresos recurrente ante la imposibilidad de dar salida de golpe a su enorme stock de ladrillo. Uno de los casos más destacados es el de CaixaBank, para quien los alquileres suponen ya un 42% de la actividad comercial. Con un ratio de ocupación del 88% de su cartera en arrendamiento, la entidad ingresó 511 millones por esta vía en el primer semestre.