Alza mayor para las entidades que han vendido inmobiliarias

La gran banca casi duplica el ritmo de venta de pisos en el arranque del año

Sabadell y BBVA, que mantienen sus plataformas de venta, siguen entre las líderes

Edificio de Altamira, la inmobiliaria creada por Santander.
Edificio de Altamira, la inmobiliaria creada por Santander.

 

El sector financiero español se ha convertido, a la fuerza, en todo un experto en el negocio del real estate desde que el estallido de la burbuja inmobiliaria inundara sus balances de ladrillo, promociones y solares. Una formación adquirida sobre la marcha que se ha intensificado desde que el Gobierno comenzó a incrementar las provisiones en 2012 forzando a vender.

Solo las seis mayores entidades del país saldaron más de 180.000 inmuebles en los dos últimos ejercicios a la vez que se convertían en uno de los principales promotores del país desarrollando miles de viviendas. Una experiencia que ha permitido a la gran banca casi duplicar el ritmo de venta de inmuebles en el arranque del año.

Los nuevos gestores del ladrillo

Apollo

Apollo cerró en enero la compra del 85% de Altamira, la inmobiliaria de Banco Santander, por 664 millones. El fondo, que busca comprar otra inmobiliaria y una aseguradora, se ha convertido en un gran jugador tras adquirir EVO Banco a Novagalicia o Finanmadrid a Bankia, entre otras operaciones.

Kennedy Wilson

El consorcio de fondos formado por Kennedy Wilson y Värde Partners deshizo su preacuerdo de compra de la inmobiliaria de Catalunya Banc tras cerrar un contrato con Popular para comprar el 51% de Aliseda, valorada en 800 millones.

TPG

El fondo Texan Pacific Group (TPG) se hizo por unos 158 millones con el 51% de Servihabitat, la inmobiliaria de CaixaBank, que apuesta fuerte por el negocio inmobiliario para dar salida a sus inmuebles.

Cerberus

Para el fondo Cerberus, la gran puerta de entrada al negocio inmobiliario español fue la adquisición de Bankia Habitat a la entidad nacionalizada a la que pagará entre 40 y 90 millones en función de las ventas. La plataforma le permitirá posicionarse como uno de los principales gestores en el concurso que ultima Sareb.

Centerbridge

El fondo Centerbridge, que fue de los primeros en desembarcar al adquirir la plataforma de Banesto, acaba de comprar por 50 millones Inmare, la inmobiliaria de BMN.

Blackstone

El gigante del capital riesgo Blackstone ha vuelto a asociarse con la española Magic Real Estate para comprar la inmobiliaria de Catalunya Banc por unos 40 millones.

En concreto, Santander, BBVA, CaixaBank, Sabadell, Popular y Bankia han sellado 22.121 transacciones inmobiliarias en lo que va de año, incluyendo propias y de promotores financiados, por unos 3.000 millones de euros (2.636 millones sin contar a Bankia, que no lo detalla), frente a las 14.339 ventas que sumaban en el primer trimestre de 2013.

Pese al fuerte empujón que ha supuesto para unas entidades transferir a terceros la gestión de sus activos, algunos de los mejores resultados los siguen cosechando las que, de momento, apuestan por mantener la propiedad de sus plataformas.

Así, a priori, el mayor volumen de comercialización hasta marzo ha sido para CaixaBank, que en otoño vendió el 51% de su inmobiliaria Servihabitat al fondo tejano TPG. Gracias en parte a este acuerdo, la entidad catalana ha ingresado 630 millones en el trimestre por 6.302 operaciones, casi duplicando las 3.227 del mismo periodo de 2013. Pero hay que tener en cuenta que el 42% de su actividad corresponde a alquileres, que otras entidades excluyen del cómputo.

El primer puesto, por tanto, está disputado con BBVA, que por ahora sigue apostando por mantener su plataforma Anida dentro del perímetro del grupo. La entidad ha vendido 4.996 inmuebles en tres meses frente a los cerca de 3.000 del arranque del año anterior. Aunque el resultado son 231 millones de pérdidas, la entidad confía en que “la recuperación económica que está comenzando en España permita, a lo largo del año, una gradual mejora de la demanda y la estabilización de los precios”.

Santander, a su vez, ha cosechado 4.200 operaciones por 700 millones de euros, una cifra similar a la del año pasado. La entidad ha vendido su plataforma Altamira a Apollo, si bien la transacción no se formalizó hasta enero y su efecto aún no se ha hecho notar.

Le sigue en el ranking Banco Sabadell, que aunque ha tanteado el mercado para una posible venta de su inmobiliaria Solvia, asevera ahora que su intención es apostar por el negocio y sacarla a Bolsa. Sabadell vendió 3.271 inmuebles en el primer trimestre, ingresando 657 millones, cuando un año antes saldaba 2.497.

Uno de los mayores incrementos de ventas ha sido para Bankia, que tras vender a Cerberus su inmobiliaria ha cerrado 2.235 ventas en el trimestre frente a las cerca de 700 de enero a marzo de 2013. Hay que tener en cuenta que el pulso vendedor de Bankia era ya mucho más potente entonces pero que el traspaso de sus activos a Sareb el 31 de diciembre de 2012 –cuyos inmuebles sigue comercializando– limitó la actividad de la nacionalizada hasta que el banco malo comenzó a ser realmente operativo.

La propia Sareb, de hecho, ha logrado vender 3.800 inmuebles en los tres primeros meses del año, 40 ventas al día de media frente a las 25 de todo 2013 y ultima un concurso para reasignar la comercialización de sus pisos, que hoy realizan las entidades a las que se los compró.

Salvando estas dos excepciones, por tanto, es Banco Popular quien experimenta una mayor mejora pues casi triplica el ritmo de ventas este trimestre hasta las 1.117 transacciones, por las que ingresa 248 millones, frente a las 415 del año anterior.

La entidad aduce que este salto aún no refleja la venta del 51% de su plataforma Aliseda a Kennedy Wilson y Värde Partners, cuya gestión, aseguran, multiplicará aún más las ventas en los próximos meses.