Himoinsa ha compensado la caída del negocio en España con el aumento de las exportaciones

Energía para las constructoras españolas en el exterior

Los grupos electrógenos fabricados por la firma murciana Himoinsa se han utilizado en la construcción del metro de Panamá y en la ampliación del Canal

Grupos electrógenos de Himoinsa, con un amplio rango de potencia que va de los 3 a los 3.000 kVA. Están preparados para soportar condiciones ambientales extremas.
Grupos electrógenos de Himoinsa, con un amplio rango de potencia que va de los 3 a los 3.000 kVA. Están preparados para soportar condiciones ambientales extremas.

La crisis que en 2009 paralizó la economía del país hizo que Himoinsa, la multinacional murciana especializada en fabricación de grupos electrógenos, perdiera el 80% de su facturación en España. La empresa puso en marcha un plan de expansión exterior con el que logró compensar la caída de su producción en el mercado nacional.

El año pasado, su volumen de negocio fue de 180 millones de euros gracias a esa estrategia de internacionalización que ya había iniciado anteriormente, pero que, al igual que otras muchas compañías españolas, reforzó con motivo de la crisis.

Aunque actualmente se observan síntomas de mejoría en el mercado interno, no se han recuperado los niveles de demanda de aquellos años, advierte Francisco Gracia, director ejecutivo de Himoinsa. De hecho, la empresa factura en España un 60% menos de lo que llegó a vender en 2007.

El 90% de los ingresos del grupo vienen de América, Asia-Pacífico y África

Como explica Gracia, el sector industrial, especialmente el mercado de maquinaria, tanto para obra pública como civil, “se paralizó por completo”. Además, como el mercado estaba saturado, “gran parte de esa maquinaria se vendió en el mercado exterior”, añade.

En estos momentos, mucha de la demanda interna de equipos electrógenos, especialmente los que compran las grandes constructoras, también va a mercados exteriores. Estas compran los equipos, pero luego los utilizan fuera.

“La reactivación que estamos viendo en nuestro sector no responde a un crecimiento natural, es decir, a necesidades internas, sino a que las empresas españolas están creciendo mucho en el exterior y necesitan equipos electrógenos para sus obras y proyectos”, explica.

Entre los clientes del grupo se encuentran grandes constructoras y sociedades del sector industrial que necesitan soluciones energéticas para sus proyectos, tanto para la iluminación como para el suministro eléctrico durante la realización de las obras.

Además, Himoinsa fabrica grupos electrógenos para el suministro energético de sistemas de emergencia. Estos proyectos son necesarios en hospitales, aeropuertos, centros comerciales, etcétera.

Obra emblemática

Francisco Gracia, director ejecutivo de Himoinsa.
Francisco Gracia, director ejecutivo de Himoinsa.

Himoinsa suministró tres equipos energéticos para las obras de construcción del túnel ferroviario de San Gotardo, que atraviesa los Alpes suizos.

Con una longitud de 57 kilómetros, se trata del túnel ferroviario más largo del mundo. Las obras comenzaron en 1996 y, debido a las dificultades del terreno, se prolongaron durante más de diez años.

La mayor demanda de grupos electrógenos, en concreto el 70% de la producción de Himoinsa, se dirige al área de emergencia, frente al 30% de la producción, que sirve para el suministro continuo de energía, generalmente en zonas apartadas o con infraestructuras deficientes.

Entre los mayores proyectos desarrollados por Himoinsa se encuentra el suministro energético del sistema de emergencia del aeropuerto de Xigaze Peace, en el Tíbet, situado a 4.500 metros de altura sobre el nivel del mar, en una de las zonas más inaccesibles del mundo. Los generadores de emergencia fabricados entran en funcionamiento a los siete segundos de producirse cualquier fallo en el suministro.

Latinoamérica también se ha convertido en una de las zonas de mayor crecimiento para la empresa. En Ecuador fabricaron el sistema de energía de emergencia del centro de datos más importante del país.

Mineras de Argentina y Chile son también importantes clientes del grupo, ya que requieren de complejas instalaciones eléctricas con sistemas de emergencia que sean capaces de funcionar en condiciones extremas.

Himoinsa también ha fabricado las torres de iluminación para las obras de construcción del metro de Panamá y la ampliación del Canal. Asimismo, sus torres se encuentran en numerosas zonas industriales y mineras de países como Catar, Arabia Saudí, Omán, Emiratos Árabes y Bahréin.

La compañía también opera en el continente africano, aunque sus expectativas allí ya no son tan buenas como en años anteriores ya que, a causa de la tensión geopolítica y de la ralentización del crecimiento de algunos de los principales países del norte de África, las ventas en esa zona han caído un 40%.

No ocurre lo mismo en África Occidental. Angola, por ejemplo, es un mercado muy interesante para la inversión extranjera. Himoinsa, que tiene una filial comercial en este país, recibió el año pasado el encargo del Ministerio de Energía y Aguas de Angola para el establecimiento de una planta de generación de energía. “No es una zona cómoda para trabajar, pero es muy atractiva”, remacha el directivo de la empresa murciana.

Argentina: una economía que crece, incluso en crisis

Sede central de Himoinsa, ubicada en San Javier, Murcia.
Sede central de Himoinsa, ubicada en San Javier, Murcia.

El 30% de la facturación de la empresa corresponde a Norteamérica y Latinoamérica. Himoinsa tiene una fábrica en Argentina y otra en Brasil, además de la filial comercial en Panamá.

Según fuentes de la compañía, las expectativas de la fábrica brasileña son muy buenas debido a las necesidades energéticas del país, ya que su suministro principal procede de centrales hidroeléctricas y el territorio está sufriendo problemas de sequía.

La demanda de grupos electrógenos en Argentina también es creciente; de ahí el aumento de la producción en la fábrica que tiene Himoinsa en Buenos Aires. “Nuestra delegación allí está creciendo bastante, sobre todo por la demanda interna de este tipo de producto”, afirma el director ejecutivo.

A pesar del crecimiento que experimenta la economía del país, para el inversor extranjero Argentina no ofrece mucha seguridad económica “por las constantes devaluaciones del peso, la alta inflación y la subida de los costes salariales”.

Datos básicos

Planta de generación de energía desarrollada por Himoinsa en Angola.
Planta de generación de energía desarrollada por Himoinsa en Angola.

En el top mundial
El fabricante murciano de generadores y torres de iluminación facturó el año pasado 180 millones de euros. Por volumen de ventas, Himoinsa es el primer fabricante de grupos electrógenos de España, el tercero de Europa y uno de los cinco primeros del mundo. Uno de sus puntos fuertes es el modelo de manufacturación vertical, ya que fabrica todos los componentes de sus grupos electrógenos.

Exportaciones
El 90% de la facturación procede de fuera de España. De este total, el 30% corresponde a América (Norteamérica y Latinoamérica) y el 20%, a Asia-Pacífico (incluyendo India). Norteamérica es el mercado que experimenta mayor crecimiento en la cuota de mercado.

Red de filiales
La empresa, que cuenta con más de 1.000 empleados, tiene 10 filiales (Panamá, Portugal, Dubái, Reino Unido, etc.), varios centros productivos (además de la sede de San Javier, en Murcia, tiene fábricas en China, India, Francia, Brasil y Estados Unidos) y una red de distribuidores en más de 100 países.