Diego Cabrera, asesor de NH Hoteles

El chico del sombrero que revolucionó la coctelería

Argentino de 35 años, se graduó en Comercio Exterior

Comenzó a trabajar en bares, siempre pensando que esta ocupación era temporal

El chico del sombrero que revolucionó la coctelería

Ha modernizado la coctelería en España. Sus combinados son famosos, lo mismo que sus llamativos sombreros y chaquetas de cuadros. Diego Cabrera, nacido en Quilmes (Argentina) de 35 años, decidió hace 14 años, tras graduarse en Comercio Exterior, dar una vuelta por Europa. “Era una experiencia que necesitaba vivir, el mundo va tan rápido, que antes de pasar de la adolescencia a la madurez hay que hacerlo viajar”. Comenzó a trabajar en bares, siempre pensando que esta ocupación era temporal porque su deseo era estudiar Biología marina.

Uno de sus trabajos más formales fue en la coctelería del hotel Arts de Barcelona, donde estuvo cuatro años y donde conoció al cocinero Sergi Arola, que se ocupaba de la asesoría gastronómica del local. De la mano del chef catalán llegó a Madrid, a montar una pequeña coctelería en el restaurante gastronómico de Arola, donde trabajó dos años y comenzó a tener gran éxito en la capital. De ahí, ambos decidieron, junto con otros socios, abrir la coctelería Le Cabrera en 2009, con la que revolucionaron el mundo de la coctelería en Madrid. Se convirtió en el barman más cotizado. Al calor de su éxito y de la explosión del consumo de ginebra en España, nació el fenómeno coctelero.

Diego Cabrera se ha desligado de este proyecto pero tiene intención de abrir su propio local en breve, además de ser el embajador de la firma de ginebra Tanqueray para Europa y de ser el asesor en coctelería de los hoteles premium de la cadena NH. En septiembre abrirá un espacio en el hotel Eurobuilding de Madrid, además del que asesora en el espacio gastronómico de Platea. “Quiero llevar la coctelería donde los cocineros españoles han llevado la gastronomía”, afirma.

El toque personal...

El chico del sombrero que revolucionó la coctelería

Gin Fizz. Es su cóctel preferido. Muy simple:ginebra Tanqueray, limón y azúcar.

Libro. El médico “evoca una época que me encanta”.

Fiel. A la fragancia de Rochas. “Es la de siempre, no cambio”.

Argentina. Viajar es su pasión, sobre todo a Suramérica, un continente que le fascina. Y siempre tiene presente a Argentina y a Buenos Aires, “impresionantes”. Pendiente está África.

Casera. Le gusta la cocina sencilla, como la que ofrece el restaurante El Padre en Madrid. “Cuidan el producto y lo elaboran todo”.

El ganso. El 80%de la ropa que lleva es de esta firma. Su última adquisición, una chaqueta de cuadros de nueva temporada.

Blues. La música va ligada al mundo de la coctelería. Una de sus últimas compras ha sido un vinilo de Muddy Waters. “Me encanta el blues y sobre todo encontrar joyas de este tipo. Soy muy de ceremonias”.

Coleccionista. Empezó como una broma y se ha convertido en una seña de identidad. Siempre lleva la cabeza cubierta. Tiene más de 15 modelos diferentes entre gorras y sombreros.