El Plan PIVE dotará al comprador de entre 1.000 y 3.000 euros

¿Cómo ahorrar en la compra de tu coche?

¿Cómo ahorrar en la compra de tu coche?

Comprar un coche. Una decisión importante, quizá no sea la más importante en la vida de un ser humano, pero que sí requiere de una alta implicación, y como no, de una importante cantidad de dinero. España cuenta con uno de los parques móviles más antiguos de Europa, con una antigüedad media de más de 10 años por vehículo, según datos de Anfac (Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones).

Evitamos cambiar el coche hasta que no sea absolutamente necesario. Apurar hasta el último momento la vida útil del vehículo puede parecer un ahorro a primera vista, pero a más años, menos seguridad. Quizá entonces el ahorro no sea tal.

Una vez que decidamos comprar un coche, hacerlo de una manera lo más ventajosa es siempre equivalente a ahorro. Por ello, existen opciones con las que poder ahorrar en la compra del próximo vehículo.

Ayudas públicas. Desde el Gobierno se promueven ayudas para incentivar la compra de vehículos, con el fin de renovar el parque móvil y aumentar así la seguridad de todo aquel que va dentro de un vehículo. El Plan PIVE (Programa de Incentivos al Vehículo Eficiente) es una prueba de ello. En su quinta edición, se dota de una cuantía de entre 1.000 y 3.000 euros a aquel que compre un vehículo y entregue el anterior. Esa cuantía se descontará del precio ya en el concesionario. Además cada comunidad autónoma tiene competencias para establecer otras ayudas que fomenten la compra de un vehículo, de modo que el precio de adquisición sufre una importante rebaja. Otra opción es la compra de un coche eléctrico, compra para la que también hay ayudas específicas de hasta 6.000 euros, tal y como se publicó en el BOE del 11 de junio de 2014 (Programa MOVELE)

Promociones. Lo que proponen las marcas de coches en sus anuncios también hay que tenerlo en cuenta, acogerse a una buena promoción en la que por ejemplo se puedan añadir todos los extras por “un euro más” por ejemplo, puede resultar interesante para el bolsillo ya que añadir todos esos extras fuera de la promoción resultaría más caro.

Comparar. Tener toda la información sobre la oferta de modelos, precios y prestaciones que un coche ofrece y realizar una comparativa de todo ello, tendrá como resultado una visualización más simple de las opciones a valorar. Gracias a obtener esta visualización más general, podremos saber qué coche nos proporciona la mejor relación calidad-precio y obtener así el ahorro que buscamos.

Vehículo de ocasión o Km0. El precio baja si el vehículo no es nuevo. Es una de las grandes opciones que maneja el comprador, adquirir un coche que ya ha sido usado por otros pero que satisface sus necesidades. En este punto es importante asegurarse de que no se cumpla aquello de “lo barato sale caro”. Verificar que el estado del vehículo es el adecuado, que garantice la seguridad y que el precio no lo sea todo.

Leasing. Esta opción también es digna de tenerla en cuenta ya que quizá no sirva para ahorrar como tal, pero sí como forma de adquirir un vehículo con otra forma de financiación. El leasing consiste en abonar cuotas mensuales sin una inversión inicial fuerte y poder disfrutar del vehículo, al final del plazo estipulado se puede adquirir descontando todas las cuotas ya pagadas. Si la prioridad no es la compra, la opción de renting también es interesante.

Para ahorrar en la compra del coche también es importante priorizar en las necesidades que se precisan satisfacer con el vehículo, es decir, quizá los acabados más lujosos no sean prioritarios, ni una tapicería a la última moda por ejemplo. Priorizar es importante, pero nunca ahorrar a costa de la seguridad, recuerda que en la carretera no se está solo.