El líder del PSOE reclama una reforma de la Constitución y más ayudas a parados

Rajoy y Sánchez solo coinciden en que la consulta catalana es ilegal

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, junto a Pedro Sánchez.
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, junto a Pedro Sánchez.

Pedro Sánchez llegó a La Moncloa con gesto relajado y sonriente y de igual forma fue recibido por Rajoy. Después de una reunión que se prolongó dos horas y cuarenta minutos, el secretario general de los socialistas admitió que el encuentro había sido cordial y positivo, aunque acto seguido anunció que entre ambos hubo más diferencias que coincidencias en los tres temas abordados: situación económica, el problema catalán y la propuesta de Rajoy para la elección directa de los alcaldes.

El líder del principal partido de la oposición explicó que coincide con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en que la consulta soberanista que pretende realizar la Generalitat de Cataluña el próximo 9 de noviembre “no puede ser celebrada porque no es legal”, pero le reclamó que para afrontar este problema territorial es necesaria una reforma constitucional, una reforma de la “arquitectura institucional” del país. “Cataluña y la crisis territorial lo ha convertido en urgente, pero existía desde hace tiempo la necesidad de renovar nuestra arquitectura: reordenar las competencias a nivel autonómico, local y estatal, y plantear un modelo de convivencia territorial adaptado a la sociedad del siglo XXI, que es lo que queremos todos”, insistió Sánchez en su comparecencia ante los medios de comunicación al término de la reunión, la primera entre ambos desde que fue elegido secretario general del PSOE este fin de semana.

‘No’ rotundo del PSOE a la reforma electoral

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, mostró ayer al jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, su firme rechazo a plantear ahora, “a cinco minutos de que acabe la legislatura”, una reforma electoral sobre la elección de los alcaldes y le pidió que busque el acuerdo con el PSOE, pero también con el resto de formaciones.

Sánchez cree que la elección directa de estos regidores no contribuiría a la regeneración política y democrática a la que se refieren el PP y el Ejecutivo para defender esta propuesta y sí lo hacen el respeto a las reglas del juego o “dejar de aprobar importantes medidas por la vía del decreto”, argumentó. Respecto a cómo abordar la corrupción política, el líder socialista vaticinó que será tremendamente beligerante con los casos de corrupción, “especialmente aquellos que afecten a mi partido y, desde luego, a mí no me encontrarán en el y tú más”. Preguntado por el ingreso en prisión del expresidente de Baleares, Jaume Matas, Sánchez dijo respetar las decisiones de los jueces, pero apuntó que parece que en este caso “sí se ha hecho justicia”. Sobre la confesión de Jordi Pujol de haber tenido dinero fuera de España sin regularizar, le pareció una actitud “hipócrita de alguien que ha sido un referente”. Reclamó que se aclare cuánto dinero tenía y cuál fue su origen.

Respuesta de Moncloa
Desde Moncloa, el Gobierno emitió un comunicado en el que aclaró que el jefe del Ejecutivo escuchó con atención los argumentos que el líder del PSOE expuso sobre la conveniencia de abrir un proceso de reforma constitucional, pero le advirtió “que en este momento no se dan las condiciones políticas necesarias para articular una propuesta con un consenso similar al que concitó la Constitución actual”. Así, todo apunta a que ambos dirigentes solo lograron ponerse de acuerdo en que la consulta soberanista no puede celebrarse porque no se ajusta a la legalidad vigente.

En materia económica tampoco hubo mejor sintonía. Sánchez explicó a los periodistas que no comparte el “optimismo que rezuma el Gobierno sobre la recuperación económica” y recordó al presidente del Ejecutivo que “invierta más en solidaridad” con el objeto de “paliar el sufrimiento de muchas familias”. Para ello, el nuevo líder del PSOE propuso que ningún parado con hijos deje de percibir un subsidio hasta que encuentre un empleo. Sánchez, que no entró en detalles sobre qué cuantía podría alcanzar esta ayuda, se mostró convencido de que hay dinero para abordar esta propuesta, “puesto que el Ejecutivo ya ha presupuestado lo que se va a ahorrar en prestaciones por el recorte del desempleo”. Sánchez enmarcó esta propuesta en lo que denominó “invertir en solidaridad, algo que no resolvería el problema, pero sí serviría para paliar el sufrimiento de muchas familias”. A preguntas de los periodistas, el máximo responsable del PSOE afirmó que Rajoy en ningún momento le reprochó el voto en contra decidido por él contra el nuevo presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker y que ambos compartieron la necesidad de que el BCE desarrolle una política más expansiva.

El comunicado oficial de Moncloa, por su parte, no mencionó la propuesta de esta ayuda. En clave económica solo se refirió a la positiva evolución de los datos de empleo de la última EPA y, de cara a la reunión que mantendrá Rajoy hoy con patronal y sindicatos, mostró su firme convicción de que los agentes sociales renueven el acuerdo de competitividad firmado al inicio de la legislatura.

 de “una buena noticia”.