Editorial

Preparados para la gran subasta

El anuncio del BCE, en mayo pasado, de hacer dos grandes subastas de liquidez adicional para la banca (nada menos que hasta un billón de euros) con la condición de que fuese destinada a conceder crédito a la economía productiva ha movilizado a las entidades de toda Europa. Aunque las cantidades a adjudicar tienen limitaciones (el 7% de la cartera de crédito de cada firma, excluida la de naturaleza hipotecaria), y el BCE asegura que será exigente en el cumplimiento del objetivo de crédito, los bancos han reactivado el mercado de titulización de deuda y otros activos para disponer de una suculenta batería de colaterales con los que poder acceder a la ventanilla de Francfort. Solo BBVA y Santander han titulizado más de 9.000 millones de euros en las últimas semanas. Esta operación es la mejor pista del interés que la banca tiene en España por la nueva ronda de liquidez del BCE, así como sobre la tendencia esperada en la demanda y concesión de crédito en los próximos año, tanto para empresas como para particulares. Ya en los últimos meses el crédito nuevo avanza, aunque persista el desapalancamiento agregado, y se intensificará en el porvenir por la necesidad que la banca tiene de recomponer sus balances tras varios años de contracción.