Manuel Pizarro

Conquistar con trabajo

El mundo financiero, el empresarial y el político no tienen secretos para Manuel Pizarro. La experiencia es gran aval del nuevo adjunto a la presidencia de El Corte Inglés

Caricatura de Manuel Pizarro, nuevo adjunto a la presidencia de El Corte Inglés.
Caricatura de Manuel Pizarro, nuevo adjunto a la presidencia de El Corte Inglés.

Comparte apellido con uno de los conquistadores españoles más conocidos y él también parece capaz de hacerse todo lo que se le ponga por delante, pero de una forma muy diferente a la del personaje histórico. Manuel Pizarro (Teruel, 1951) ha pasado por la esfera pública y privada, así como por la política, y en todas ellas ha dejado huella. Avalado por su amplia experiencia profesional y su capacidad de trabajo y dedicación, el directivo llega a la cadena de grandes almacenes El Corte Inglés.

El grupo encabezado por Isidoro Álvarez anunciaba la semana pasada que contará con sus servicios como adjunto a la presidencia. Su incorporación pretende reforzar el equipo financiero, un ámbito en el que Pizarro podrá aportar los conocimientos adquiridos durante su extensa carrera.

Este aragonés ha llevado siempre por bandera su procedencia. En su lugar de origen, Teruel, cursó sus estudios preuniversitarios, durante los que recibió clases del cantautor y político José Antonio Labordeta. Este aseguró en alguna ocasión que lo recordaba como un buen alumno, inteligente y trabajador. Sin embargo, Pizarro salió de su cuidad muy joven para empezar a labrarse su futuro. Se licenció en Derecho en la Universidad Complutense de Madrid y pocos años después consiguió una plaza como abogado del Estado.

A raíz de ello tuvo varios cargos en la Administración, pero Manuel Pizarro no estaba destinado a desempeñar toda su carrera en la función pública y decidió explorar nuevos terrenos. En 1987 obtuvo la plaza de agente de cambio y bolsa, iniciando así su aventura en el mundo financiero en el que ha cosechado grandes logros.

Así, el turolense empezó a moverse como pez en el agua entre políticos, banqueros y empresarios en la capital. Gracias a ello comenzó a forjar esa extensa y envidiada agenda de contactos por la que siempre ha sido conocido.

Tras colaborar en la creación de la sociedad de valores Barclays, Pizarro y Recorder, y fundar Ibersecurities, el nuevo adjunto a la presidencia de El Corte Inglés alcanzó uno de los muchos puestos de relevancia que ha ocupado a lo largo de su carrera: el de presidente de la Bolsa de Madrid.

A este, siguieron muchos otros como el de presidente de la Confederación Española de Cajas de Ahorros, que ocupó durante cuatro años y donde fue el encargado de llevar a cabo una reforma y modernización del sector. También pasó, como consejero y presidente,

Abandonó el mundo puramente financiero para emprender una de sus labores más recordadas: la que realizó en la presidencia de Endesa. Allí, el que siempre había sido descrito –y lo sigue siendo– por quienes le han rodeado como un hombre tranquilo y conciliador, sacó uñas y dientes durante el episodio de la OPA lanzada por Gas Natural para hacerse con la eléctrica. Y es que será difícil que Manuel Pizarro deje de ser recordado alguna vez por la imagen que protagonizó en aquel momento con un ejemplar de la Constitución en la mano clamando por la defensa de algunos derechos que consideraba vulnerados durante la operación.

Abandonó el mundo financiero para emprender una de sus labores más recordadas: la que realizó en la presidencia de Endesa

Tras aquellos intensos años en Endesa, su figura y sus palabras fueron cobrando más relevancia mediática y sus apariciones públicas empezaron a despertar cada vez más interés.

Tal vez eso dio pie al siguiente paso en su carrera. La entrada de Manuel Pizarro en política, con su afiliación al Partido Popular, se produjo en 2008 después de abandonar todas sus relaciones empresariales. Aunque siempre había estado muy relacionado con este ámbito, no fue hasta los inicios de la crisis cuando empezó a dedicarse realmente a ello. Pizarro recorrió así un camino inverso, el de las finanzas y la empresa a la vida pública, al que suelen hacer la mayoría de los representantes institucionales.

El debate televisivo que mantuvo con el entonces ministro de Economía, Pedro Solbes, antes de las elecciones generales de 2008, y su entrada en el Congreso de los Diputados tras esos comicios fueron algunas de las experiencias del directivo aragonés en la escena política.

Hace cuatro años que Manuel Pizarro renunció a su escaño por motivos personales. Y es que, pese a lo duro que ha trabajado a lo largo de su vida, este profesional de las finanzas siempre ha reservado un hueco privilegiado en su agenda para su vida privada. Muy marcado por sus experiencias familiares desde joven (era el mayor de nueve hermanos y puede que eso empezara a forjar sus habilidades de líder), es viudo y tiene un hijo y dos hijas que le han dado varios nietos por los que se desvive apasionadamente.

Este apasionado abuelo tiene, sin embargo, mucho que aportar todavía en el panorama empresarial y financiero. Pizarro, que actualmente dirige el despacho de abogados Baker & McKenzie en España, se incorpora ahora al histórico grupo de distribución español, que parece buscar con este fichaje nuevas estrategias para perseguir el crecimiento de la compañía.

El abogado, directivo y político al que todos conocen y admiran en su tierra de origen está decidido a seguir dando motivos a sus paisanos para que sigan deshaciéndose en elogios hacia ese joven que un día salió de Teruel para trabajar.