Radiografía ante los próximos resultados y el test de estrés

La banca española, apuesta bursátil a medio y largo plazo

La banca española, apuesta bursátil a medio y largo plazo

La banca española se han reencontrado con los inversores después de pasar por una larga travesía en el desierto. El pinchazo de la burbuja inmobiliaria minó las cuentas de resultados y supuso un esfuerzo sin precedentes en materia de provisiones que terminó en el rescate con fondos estatales y europeos de buena parte del sector. La purga ya está hecha y los bancos cotizados reclaman ahora un voto de confianza a los inversores para demostrar que su negocio puede ser rentable y despuntará a medida que se recupere el conjunto de la economía. Los resultados del primer trimestre ya dieron síntomas de mejoría, con el primer descenso de la morosidad desde el inicio de la crisis. Las cuentas a junio, que se publicarán en los próximos días “deberán confirmar que el primer trimestre no fue una excepción y que esa tendencia positiva es sostenible en el tiempo”, explica Gemma Hurtado, gestora de Mirabaud.

La reactivación del crédito, verdadera medida de la recuperación económica, será el auténtico punto de inflexión para un sector que todavía no ha terminado de desapalancarse y que deberá someterse de nuevo al escrutinio del mercado con la publicación de los test de estrés, el próximo otoño, del que se espera un aprobado general para los bancos cotizados. Mientras, el sector ha disfrutado de un rally bursátil cuya continuidad dependerá del pulso de la economía.

Santander: Vuelta a los orígenes domésticos

El banco que preside Emilio Botín acumula un alza en el año cercana al 20%, aunque su avance ha perdido algo de brío a medida que el mercado empieza a cotizar la recuperación de la economía española. En los tiempos más crudos para el sector, Santander disfrutó del alivio de su diversificación geográgica y ahora debe disputarse el favor del inversor con el resto de bancos españoles centrados en banca doméstica, el área donde reside ahora el potencial de mejora de negocio. El banco cotiza por encima de su valor en libros, a 1,18 veces estimado para este año y a 1,16 veces según la estimación de mercado para 2015. Un nivel que, al igual que sucede con BBVA, hace a los grandes bancos españoles menos atractivos por precio respecto a competidores europeos. Así, BNP Paribas cotiza a 0,94 veces valor en libros y Unicredito, a 0,85, salvando las distancias en nivel de provisiones. Según Bloomberg, el 14% de las recomendaciones son de compra y el 55,8%, de mantener.

BBVA: El punto diferencial de México

Ha ganado posiciones como apuesta por la gran banca española en las preferencias de los inversores internacionales. El 30% de las recomendaciones sobre el valor son de compra, con un 42% de consejos de mantener la acción. A su favor juega la percepción más positiva que tiene el mercado sobre México y el potencial de su economía, donde BBVA obtiene el grueso de su beneficio, frente a unas expectativas algo más frías para otros países emergentes como Brasil. “Vemos con mejores ojos México que Brasil por el cuadro macroeconómico”, señala Nuria Álvarez, analista de Renta 4, que tiene a BBVA en sobreponderar, si bien reconoce que Turquía, donde está presente a través de Garanti, “puede generar dudas”.

BBVA se ha quedado más rezagado que el resto de bancos en el balance anual, con un alza en 2014 de apenas el 6,5%, inferior a la subida del Ibex, aunque también cotiza por encima de su valor en libros, al igual que Santander. A diferencia del otro gran banco español internacional, ha comenzado a recuperar el pago de dividendo en metálico frente al scip dividend, si bien a costa en principio de reducir la remuneración al accionista, tras suspender el pago que había previsto en enero.

Caixabank: Nueva etapa para mejorar eficiencia

La entidad sorprendía esta semana con el anuncio de la marcha de su consejero delegado, Juan María Nin, aunque la noticia no ha hecho mella en la acción. Su sustituto, Gonzalo Gortázar, tendrá por delante la tarea de poner en marcha el plan estratégico de 2015 a 2018 y que los analistas esperan hará gran hincapié en la eficiencia. Para Citi, que ha reiterado su recomendación de compra tras la marcha de Nin, Caixabank es el banco español con un recorrido más atractivo en cuanto a mejora de la eficiencia, calidad de activos y generación de capital. “Es el primer banco por activos y tiene también la mayor red de oficinas del país, con una cuota de red que excede su cuota de mercado”, añade Citi. El 48% de las recomendaciones sobre Caixabank son de compra, según el consenso de Bloomberg, frente al 29,6% de mantener y el 22,2% de venta. La entidad ha mostrado su interés por el negocio minorista de Barclays y por Catalunya Banc, una adquisición que sí podría modificar su perfil en Cataluña, aunque no sea un aspecto que inquiete a los analistas. “Lo importante será el precio al que se adquieran los activos”, apuntan. Caixabank ya se hizo con Banco de Valencia por cero euros.

Bankia: Sin dudas de la calidad de su balance

Los analistas destacan que la entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri presenta la mejor cobertura de provisiones de la banca española y valoran igualmente los elevados ratios de capital que arroja el banco después de la inyección de ayudas públicas. El desafío ante el mercado está ahora en la mejora de la rentabilidad, para lo que el banco se ha marcado el objetivo de lograr un ROE superior al 10% en 2015. En cualquier caso, Bankia ya ha logrado reconciliarse con los inversores, hasta el punto de que cotiza a unos niveles que disuaden a muchos analistas de recomendar su compra, pese a que no haya duda alguna sobre la calidad de su balance. Así, Bankia acumula un rally en el último año del 138% y cotiza ahora en 1,36 veces valor en libros, un ratio que se estima en 1,27 veces para 2015. El avance bursátil ha permitido de hecho que el FROB, su accionista de control, hiciera en febrero una primera venta del 7,5%, que podría reanudar en cualquier momento si bien los planes no pasan por nuevas ventas a corto plazo. El plan del banco de incentivar el crédito a pymes –prevé ganar un punto de cuota hasta 2016–, será un punto a favor a la hora de mejorar margen y rentabilidad.

Popular: Refuerzo del capital y descuento

La entidad avanza con sigilo en la toma de medidas que permitan reforzar sus ratios de capital de cara a los test de estrés europeos de la recta final de año. Popular eludió la inyección de ayudas públicas con una macroampliación de capital de 2.500 millones de euros en noviembre de 2012. El banco se ha reforzado con la entrada en su accionariado de un grupo de inversores mexicanos, liderados por la familia Del Valle, con 450 millones de euros, y planea de forma inminente una segunda emisión de ‘cocos’ por 500 millones de euros. Por otro lado, ha adquirido el negocio de tarjetas de Citi, que supondrá para el banco un impacto total de 498 millones de euros.

Popular, que este año retomó el pago de dividendo, cuenta a su favor con el hecho de ser uno de los pocos bancos españoles que cotiza con descuento, por debajo de su valor en libros, junto con Liberbank. Su valoración es uno de los aspectos que han movido a SG a apostar por Popular con una recomendación de compra. El 36% del consenso de mercado aconseja mantener y otro 36%, vender.

Sabadell: La promesa que traerá el BCE

Es el banco que más sube en lo que va de año, con un alza del 31% que le ha llevado a cotizar en línea con su valor en libros. Y es también el que más recomendaciones de venta tiene, un 45,5% según el consenso de Bloomberg, sobre un 30,3% de consejos de mantener y un 24,2% de compra. El revulsivo para Sabadell puede venir de las medidas extraordinarias adoptadas por el BCE para incentivar el crédito y que sitúan a la entidad que preside Josep Oliu como una de las entidades que más partido puede sacar en términos de mejora de márgenes y aumento del beneficio.

Según cálculos de N+1, el uso de las líneas de liquidez TLTRO_para la concesión de crédito contribuirá a elevar el margen de intereses de Sabadell un 4,5%, por encima del impulso del 4,1% que estima para Popular o el 3,2% que prevé para Caixabank. Citi también señala que Sabadell, junto a Popular y Caixabank, serán los bancos en los que más influirán las acciones del BCE. Calcula que el beneficio de Sabadell subirá en 2015 el 13,3%, por encima del 11,4% de Popular, gracias en especial a la repreciación de los depósitos a menores tipos.

Bankinter: Mínimo riesgo, poco potencial

Es el banco que sin duda mejor ha sorteado la crisis en cuanto a capital y riesgos. Su decisión de no conceder apenas financiación a promotores inmobiliarios le libró de tener que asumir después ingentes provisiones que se llevaron por delante la cuenta de resultados de la inmensa mayoría de entidades. Pero esto no se traduce en una clara debilidad de los analistas por las acciones de Bankinter, que tienen un 42,9% de recomendaciones de mantener, un 35,7% de venta y un 21,4% de compra, según el consenso de Bloomberg. La opinión de mercado más extendida es que el banco, vistas sus virtudes, cotiza caro, a los ratios más elevados del sector. N+1 y Deutsche Bank son algunas de las firmas que tienen al valor con consejo de compra, frente a la recomendación de infraponderar de BBVA y BNP Paribas.

“Bankiner está muy saneado pero cotiza algo caro”, sostienen desde SG y en Mirabaud apuestan en cambio por la entidad que preside María Dolores Dancausa puesto que cumple los requisitos que la firma busca ahora en un banco: tiene el foco puesto en la rentabilidad y ofrece la garantía de un balance libre de sorpresas.

Liberbank: Consejos de compra tras la ampliación

Es el banco español cotizado con mayor descuento, un atractivo que gana peso después de que la entidad haya reforzado su solvencia recientemente con una ampliación de capital por un total de 575 millones de euros. Liberbank, que se estrenó en Bolsa apenas unos días antes que Bankia, en el turbulento verano de 2011, está decidido a sacudirse el estigma de banco con ayudas. Recibió una inyección de 124 millones de euros en forma de ‘cocos’ suscritos por el FROB que prevé devolver antes de final de año para así abordar una nueva etapa en la que plantearse el reparto de dividendo a partir de 2015. Para ello ha abordado su reciente ampliación de capital, que también servirá indudablemente para reforzar unos ratios de capital que quedaban algo lejos de las exigencias que impone Basilea III y que el banco ahora ya está en condiciones de cumplir con plenitud.

Las recomendaciones sobre Liberbank, aunque aún escasas, son mayoritariamente de compra. BPI le otorga un precio objetivo de 1,05 euros, con un potencial del 42,6% y destaca que, tras la ampliación la entidad resuelve las asignaturas pendientes del capital y del free float.