Mejora las previsiones para 2014 y 2015

Funcas prevé que el déficit se desvíe por la reforma fiscal

Augura un fuerte repunte de la producción industrial por la reactivación del consumo

El PIB crecerá al menos un 0,4% intertrimestral hasta finales de 2015

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

Los dieciocho servicios de estudios que componen el panel de Funcas han presentado sus nuevas perspectivas para la economía española, en las que ponen en tela de juicio el cumplimiento del déficit para el año que viene. Así prevén que el déficit se reducirá al 5,7% este año, dos décimas menos del nivel pactado entre el Ejecutivo y Bruselas (5,5%), y que tan solo bajará al 4,8% en 2015, seis décimas menos de lo estimado en la senda fiscal. Esa desviación tendría que ver con la entrada en vigor de la reforma fiscal y la merma que van a sufrir los ingresos con las rebajas de impuestos, especialmente las ligadas al IRPF, el tributo que más recaudación genera.

Los expertos auguran que el PIB crecerá un 1,2% este año, una décima más de lo estimado en el último panel, y mantiene el 1,9% para el próximo ejercicio. La principal novedad del informe es la constatación del cambio de patrón de la economía española, cuyo crecimiento ha estado basado hasta ahora en el tirón del sector exterior.

La demanda interna, compuesta por el consumo de los hogares y la inversión empresarial, aportará ocho décimas del crecimiento este año (el 67% del total), mientras que la demanda externa, ante el menor crecimiento de las exportaciones y el mayor de las importaciones, tan solo contribuirá con cuatro décimas. Un porcentaje que será aún mayor el próximo ejercicio, en el que el PIB avanzará un 1,9%, con 1,4 puntos de contribución de la demanda interna (el 73%) y medio punto de la demanda externa. Además del consumo de los hogares, que crecerá un 1,5% y un 1,6% en 2014 y 2015, la producción industrial sigue la tendencia ascendente de abril y mayo, lo que ha llevado a los expertos a revisar al alza el crecimiento previsto, que subirá un 2,2% este año y un 2,9% en 2015.

Estas estimaciones son compatibles con una mejoría del consumo de los hogares, lo que a su vez estaría provocando un repunte de las importaciones y un aumento de la producción de la industria, con un aumento de su cartera de pedidos en los últimos meses.

El informe constata la trayectoria ascendente de la evolución del PIB y descarta que pueda haber una recaída de la economía, tal y como sucedió en 2011. La senda de crecimiento que dibujan los expertos muestra que el PIB crecerá al menos cuatro décimas a partir del segundo trimestre de 2014 hasta finales de 2015. De esos siete trimestres, en cinco el crecimiento será de medio punto y en dos de cuatro décimas.

Los 18 servicios de estudios constatan, tal y como prevé el Gobierno, que este año habrá creación neta de empleo, con un incremento del 0,5% y del 1,3% en la ocupación este año y el que viene. Pese a ello, el informe muestra que la resolución del problema del paro esta lejos de producirse, como muestra la elevada tasa de desempleo prevista para este año y el que viene. Pese a la bajada de la población activa, la tasa de paro bajará de forma muy lenta hasta el 24,9% de la población activa este ejercicio y hasta el 23,7% en 2015. Unos porcentajes muy similares a los diseñados por el Gobierno, el Banco de España, la Comisión Europea o la OCDE.