La economía vuelve a necesitar financiación

Los españoles gastan más de lo que ganan por primera vez

Los españoles gastan más de lo que ganan por primera vez Ampliar foto

La cuenta de resultados de las familias entra en números rojos por vez primera. El gasto en consumo final de los hogares y de las instituciones sin fines de lucro al servicio de los hogares durante el primer trimestre se estimó en 160.556 millones de euros, con un crecimiento del 1,9% respecto al mismo periodo de 2013. En consecuencia, los hogares gastaron 2.987 millones más de lo que ingresaron. Así, el ahorro bruto cayó en 2.987 millones frente a los 4.036 millones positivos del primer trimestre de 2013, con lo que la tasa de ahorro de los hogares e ISFLSH disminuyó hasta el -1,9% de su renta disponible. Este es el nivel más bajo en la serie disponible.

Desde el INE explicaron que este decrecimiento fue consecuencia del descenso del 1,6% del saldo de rentas primarias bruto del sector, y es que el excedente de explotación bruto y de la renta mixta bruta se redujo un 1%, mientras que la remuneración percibida por los asalariados bajó un 0,4%. A esto se unió un saldo neto de las rentas de la propiedad percibidas (intereses y dividendos, entre otros) un 22,7% inferior al registrado en el mismo trimestre de 2013. El descenso de la renta disponible bruta estuvo motivado por la reducción del 3,3% en el volumen neto de prestaciones percibido por los hogares y por la bajada del 27,8% del saldo neto de otras transferencias corrientes percibidas. Entre ambos compensaron la menor cuantía pagada en concepto de impuestos sobre la renta y el patrimonio (–0,4%) y de cotizaciones sociales (–1%).

La economía española registró una necesidad de financiación frente al resto del mundo de 7.057 millones de euros en el primer trimestre de este año, lo que supone el 2,8% del PIB, prácticamente el doble que la necesidad de financiación de 3.982 millones de euros del trimestre anterior, el 1,2% del PIB.

Esta mayor necesidad de financiación de la economía española tuvo su origen en un peor comportamiento tanto del saldo de intercambio de bienes y servicios, como de la balanza de rentas y transferencias corrientes y de capital con el resto del mundo.

Así, las importaciones y exportaciones de bienes y servicios se incrementaron en 5.097 y 3.743 millones de euros, respectivamente, por lo que el saldo de intercambio de bienes y servicios con el resto del mundo se redujo en 1.354 millones respecto al primer trimestre de 2013 (1.623 millones frente a 2.967 millones).

Por su parte, la balanza de rentas y transferencias corrientes también se redujo en 3.077 millones de euros, mientras que el saldo de las transferencias de capital descendió en 397 millones respecto al primer trimestre del año anterior.