Quiere evitar operaciones especulativas

Linde impone más requisitos a los fondos para adquirir un banco

Luis María Linde, gobernador del Banco de España
Luis María Linde, gobernador del Banco de España

Las antiguas cajas de ahorros propietarias de EBN Banco (Unicaja, Ibercaja y BMN) decidieron hace casi ocho meses poner en venta esta filial. Desde entonces los más interesados han sido los fondos de inversión. Pero el Banco de España solo quiere que estas firmas de inversión vayan acompañadas de un banco para poder quedarse con una entidad de crédito española, explican fuentes cercanas al proceso de venta de EBN.

La subasta del privado EBN Banco se está conviertiendo en un nuevo experimento para el sistema financiero del país, e incluso en parte para el Banco de España, o por lo menos así lo creen varias fuentes del sector.

Desde que estalló la crisis económica en 2007 el sector financiero ha experimentado la mayor transformación de su historia, no solo por la desaparición del 30% de las entidades financieras, cajas de ahorros en su gran mayoría, sino también por la entrada de otros actores en este mercado como son los fondos de inversión.

Los bancos tradicionales ven con cierto recelo la incorporación de estas firmas a su terreno, pese a que en algunos países europeos o Estados Unidos, principalmente, los fondos de inversión son una parte activa del sistema financiero en el que controlan alguna que otra entidad de crédito.

Pese a ello, los fondos de inversión mantienen su apuesta por hacerse un hueco cada vez de mayor tamaño en el sector financiero español y no pierden la ocasión para pujar por los activos que ponen en venta los bancos o incluso pujar por la totalidad de una entidad si está en venta. Ya participaron en la subasta propiciada por el FROB por la nacionalizada Novagalicia –desde el jueves Abanca– y también lo han intentado en la de Catalunya Banc, aunque al final, parece que solo han pujado por la cartera de créditos hipotecarios de la firma catalana, y cuyo volumen asciende a 6.500 millones de euros.

También lo han hecho en la puja privada de Inversis, y en la de EVO Banco. Esta excesión de Novagalicia, a la que el Banco de España concedió ficha propia ha sido la primera, y de momento, única entidad en la que un fondo de inversión, en este caso el estadounidense Apollo, ha adquirido un banco español.

Pero puede que se mantenga como la excepción que confirma la regla durante tiempo, apuntan fuentes financieras conocedoras del proceso de venta de EBN, un pequeño banco propiedad de Unicaja, Ibercaja y BMN, y del que hace unos meses vendió su participación del 25% por un euro Banco Sabadell al resto del accionariado. Sabadell había heredado su participación de CAM, entidad que adquirió en subasta pública a finales de 2011. Las tres antiguas cajas pusieron en venta este banco hace ocho meses, en el que se han interesado varios fondos de inversión, que pretenden tener una ficha bancaria en España. También han presentado oferta algún banco extranjero, como China Development Bank (CDB), y el andorrano Morabanc, que finalmente se ha retirado.

Pero el supervisor ha comunicado a los dueños de EBN y a los fondos interesados que para poder adquirir esta entidad financiera deben presentar una oferta acompañados de un banco y cuya participación no sea inferior al 20% del capital en la entidad a adquirir, explican varias fuentes conocedoras del proceso de venta. El objetivo es evitar que se especule con un banco por parte de un fondo y que su gestión esté compartida con una entidad de crédito.

 

La identificación de un candidato idóneo

La operación de venta de EBN Banco parecía que se encontraba en su fase final hace un par de semanas. La subasta privada, cuyo proceso lo lleva el banco de inversión Mediobanca, despertó inicialmente un gran interés. Unas 15 firmas se presentaron a esta puja. En el mercado se comentaba el interés de Beka Finance, ex Bankia Bolsa, firma especializada en la renta fija. Arcano era otra de la figuraban en la lista, según las mismas fuentes. También estaba otra firma española, JB Capital, que llegó a considerarse como uno de los favoritos. La gestora americana Legg Mason y la sociedad de valores española Auriga son otros de los nombres que han acudido a Mediobanca para estudiar los números de EBN Banco, explican fuentes del mercado.Pero la pelota de quién se puede quedar con este pequeño banco, cuya operación no superará los 40 millones de euros –aunque el futuro dueño tendría que hacer una ampliación de capital para reforzar su actividad–, está en manos del Banco de España, quien no quiere que irrumpan en la banca firmas que no sean profesionales del sector, afirman fuentes conocedoras del proceso de subasta. Y es esta institución la que tiene que autorizar la venta y la idoneidad del adquiriente. La gran banca también es contraria a compartir el negocio bancario con los fondos de inversión, según han dejado claros sus responsables en más de una ocasión. El principal atractivo de EBN Banco, especializado en banca de inversión, es precisamente su ficha bancaria, instrumento que permitiría a las gestoras o firmas de inversión abrir su actividad a la financiación y captación de pasivo. También cuenta con un palaciego edificio en el madrileño Paseo de Recoletos como sede institucional.